Trabajadores del arte y la cultura volvieron a manifestarse frente a las puertas de la Municipalidad de La Plata para reclamar al Ejecutivo local que cumpla con la regularización de los espacios culturales de la Ciudad, iniciativa con que la gestión se había comprometido el año pasado tras diferentes petitorios a raíz de la clausura arbitraria de varios centros culturales y espacios de expresión artística.

Cabe recordar que los centros culturales ya habían tenido una instancia de discusión con el intendente platense Julio Garro, a partir de la reglamentación de la ordenanza que insta al municipio a ayudar a los espacios culturales a encauzar los diferentes requisitos para su funcionamiento, gracias a la adquisición de una habilitación temporaria que les diera aire para acondicionar cada establecimiento hasta determinado plazo. Hasta el momento, muchas de esas habilitaciones no fueron entregadas, los centros culturales no cuentan con los recursos necesarios y el tiempo corre para que se venza el plazo.

“Los funcionarios de Julio Garro nos prometieron mil veces ocuparse del problema de los centros culturales. Nosotros queremos la habilitación definitiva y estamos en contra de estas políticas de clausura”, dijo a Contexto la referente del centro cultural Juana Azurduy, Natalia Roche. Y agregó: “Creemos que la cultura es un derecho y para ello necesitamos un Estado presente, que garantice las políticas culturales y que no nos vea como un negocio o una empresa”.

Los funcionarios de Julio Garro nos prometieron mil veces ocuparse del problema de los centros culturales. Nosotros queremos la habilitación definitiva y estamos en contra de estas políticas de clausura.

Según dijeron a través de un comunicado, los centros culturales exigen que se conforme la Comisión de políticas culturales, un pedido de informe del Registro de espacios culturales, y un balance de gestión para la situación de los espacios inscriptos.

A eso se suma un pedido de espacio físico municipal para el funcionamiento de la Federación de espacios culturales La Plata. Los representantes de la cultura exigieron también que se apruebe la posibilidad de acceso a asesoramiento jurídico y contable tal como lo indica la Ordenanza 11.301, como también asesoramiento de bomberos y entrega de matafuegos y elementos de seguridad.

“Hemos tenido instancias de diálogo con la gestión de Garro donde quedó en claro que tienen un concepto de diálogo muy relativo. Son inconsecuentes con lo que nos proponen. Ese diálogo está vaciado, así que tampoco podemos confiarnos mucho de eso”, dijo a Contexto Gisela Nomdedeu, referente del centro cultural En Eso Estamos.

Cabe recordar que desde la llegada de Cambiemos a la intendencia platense los espacios culturales autogestivos y populares han tenido una tensa relación con la gestión que, en los últimos diecisiete meses, muestra una apuesta estricta a los espacios municipales y a la agenda oficial. “Ellos tienen el punto de vista del negocio. Nos ven como competencia, y eso es parte de la línea neoliberal que caracteriza a este gGobierno tanto en la Ciudad como en todo el país”, agregó Roche.

Ellos tienen el punto de vista del negocio. Nos ven como competencia, y eso es parte de la línea neoliberal que caracteriza a este gobierno tanto en la Ciudad como en todo el país.

“Como representantes y miembros de los centros culturales, reclamamos el cese de las clausuras fundamentalmente. Son clausuras arbitrarias por parte del municipio que justamente se había comprometido a través de una ordenanza aprobada hace dos años a darnos habilitaciones provisorias”, dijo a Contexto Diego Prócer, miembro del centro cultural El Jacarandá. Señalética de habilitación en trámite o modificaciones edilicias, son algunos de los requisitos que se les exige a los centros culturales hasta tanto se cumpla el plazo de la habilitación provisoria.

“A partir de la Ordenanza 11.301 logramos un cambio de paradigmas en ese sentido. Antes se nos exigía en los mismos términos que a un boliche o bar, pero nosotros somos centros culturales sin fines de lucro, no somos una empresa”, agregó Natalia Roche.

Tras la entrega del petitorio en la Municipalidad, la asamblea de centros culturales colocó un enorme cartel en la valla que recubre la entrada al palacio con una consigna clara: “La Cultura no se clausura”.