Basada en la reiterada promesa PRO de gestionar con transparencia, el martes la gobernadora María Eugenia Vidal presentó la Oficina de Fortalecimiento Institucional (OFI) de la provincia con el objetivo de “luchar contra la corrupción”, “dentro y fuera del Estado”. El elegido para conducir el nuevo organismo fue Luis María Ferella, abogado y presidente del PRO en Ensenada. Desde el FpV de esa ciudad relacionaron a Ferella con “la vieja política peronista” que gobernó hasta la victoria de Mario Secco en 2003.

La OFI será una dependencia del Ministerio de Justicia de Gustavo Ferrari, quien estuvo en la presentación con Vidal y Ferella. El hecho de que el organismo no sea autónomo también despertó críticas de sectores de la oposición en el Senado provincial, potenciadas por la pertenencia de Ferella al PRO.

Luis María Ferella fue concejal radical en Ensenada durante los noventa, trabajó en la Auditoría de Control de la Ciudad y se sumó a la gestión de Vidal desde el comienzo en 2015. Además es un hombre de confianza del Jefe de Gabinete, Federico Salvai.

El organismo tiene la función de crear mecanismos de prevención y control que permitan transparentar la gestión, habilitando un canal de denuncias sobre presuntos hechos de corrupción. Senadores del FpV de la provincia consideraron “marketinera” la medida por la subordinación de la OFI al Ministerio de Justicia.

El nombramiento de Ferella fue acorde con el de otra militante del PRO para una función similar: Laura Alonso fue elegida por el Gobierno nacional en diciembre de 2015 como secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción.

Desde el FpV asociaron la gestión de Ferella como funcionario público con la pata peronista del PRO en esa ciudad, sobre todo por sus estrechos lazos con el ex intendente ensenadense y actual subadministrador del Hipódromo de La Plata, Adalberto Del Negro, quien en las últimas elecciones perdió la interna dentro del Frente Renovador.

“Ferella fue uno de los concejales que más denuncias le hizo a Del Negro cuando era intendente, y ahora son compañeros”, dijo a Contexto Silvina Nardini, concejala ensenadense del FpV.

“Esta es la cara de Cambiemos. De cambio no han tenido nada porque están renovando las viejas fuerzas que en Ensenada se fueron por la puerta de atrás porque el pueblo los echó en una época muy complicada para la ciudad”.

Nardini indicó que Ferella, cuando era concejal, denunció y pidió informes en el Concejo Deliberante contra Adolfo Pomini, cercano a Del Negro, cuando era directivo del Hospital Horacio Cestino, por la contratación de médicos truchos. Los vientos cambiaron y la semana pasada el propio Ferella presentó a Pomini como nuevo director asociado del hospital.

“Como referente del PRO, Ferella está posicionando a personajes que son compañeros de Del Negro en lugares estratégicos, como en el Hospital Cestino, y después de sacar a los anteriores directores que habían hecho una excelente gestión. Se maneja con personajes que a los ensenadenses nos preocupa y ahora va a controlar una oficina contra la corrupción”, apuntó.

En medio de la crisis económica que atraviesa la provincia, el intendente de Ensenada Mario Secco afirmó a Contexto que esperaba “otras respuestas del Gobierno provincial, no estas respuestas mediáticas”, en referencia a la presentación de la OFI.

En ese sentido, se refirió al “abandono” en el que la provincia tiene a su ciudad. “Lo que más preocupa es la situación de la industria nacional y la cantidad de despidos. Vidal nos debe más de 100 millones de pesos en impuestos por las empresas que tiene la provincia en Ensenada y no hay nadie que nos de respuestas. Que la gobernadora se ponga a ver la cantidad de lastimados que hay por las políticas que está llevando adelante su Gobierno y el de Macri”.