Mientras la Asociación de Profesionales de la Salud (CICOP) se dispone a iniciar una nueva jornada de paro de 48 horas, al igual que en los últimos meses, la situación en el sistema de salud de la ciudad de La Plata se recrudece día a día, como un síntoma local de una situación que parece replicarse en todo el territorio bonaerense: la ausencia de gestión por parte de María Eugenia Vidal en esta área.

Falta de inversión, profesionales precarizados, dificultades para articular el sistema de derivaciones y hospitales casi inhabitables son algunos de los efectos de una ausencia del Estado que, lejos de revertirse con las promesas de “cambio” impulsadas por el macrismo durante su campaña, se profundizaron en los últimos dieciséis meses.

“La crisis del sistema de salud se ha profundizado debido a que el presupuesto del año pasado propuesto por el Ejecutivo fue a la baja. Otro punto estructural es la desarticulación del sistema: hospitales de la ciudad que terminan teniendo mucha demanda de provincia por falta de coordinación”, dijo a Contexto el médico platense Manuel De Battista, quien tomó visibilidad pública cuando se difundió una carta de su autoría dirigida a la Gobernadora por la cual remarcaba las problemáticas del sector.

“Ahora se está hablando de la presencia del SAME en La Plata, pero también tiene problemas de coordinación. A eso se suma la cuestión edilicia, teniendo en cuenta que este Gobierno dijo que 4 de los 78 hospitales de la provincia se tenían que hacer de nuevo. Esa obra nunca se concretó”, agregó.

“Esto deviene en que gotee y se llueva un quirófano, deviene en que se llueva un consultorio, o que en un horario de guardia se inunde un piso porque entra agua por una ventana. La respuesta del Gobierno es ‘nosotros conocemos el problema porque hicimos un registro, sabemos que hay treinta hospitales que hay que arreglar y cuatro que hacer de nuevo’, pero se quedan en el diagnóstico”, completó.

De Battista señaló, además, la delicada situación de condiciones de trabajo del personal de la Salud. Según explicó el médico, sólo en la provincia de Buenos Aires hay alrededor de 2.000 profesionales becados y unos 4.000 no profesionales becados.

“Yo soy becado y cobro 16 mil pesos sin aportes jubilatorios, no tenemos estabilidad laboral, tampoco vacaciones salvo una semana al año. Yo hago 36 horas por semana de guardia, si solamente hiciera 24, el mismo Estado me tendría que pagar 20 mil pesos”, expresó De Battista.

En el Colegio de Médicos y en el Concejo Deliberante

Por su parte, el Colegio de Médicos de La Plata también lanzó críticas contra la situación actual del área en la ciudad. En diálogo con Contexto, el presidente del organismo, Jorge Mazzone, dijo: “Lamentablemente, la situación se sintetiza en dos elementos: hospitales destruidos y recursos humanos abatidos. El sistema de salud funciona con recursos humanos capacitados, infraestructura y tecnología. Hoy el presupuesto para salud está postergado”.

En esta línea, la concejala platense del Frente para la Victoria Nacional y Popular, Florencia Saintout, también se pronunció respecto al deterioro en esta área de la Administración pública: “Vemos con enorme preocupación la situación de la salud en nuestra ciudad”, “el intendente no puede desligarse de la salud de los platenses”.

Ante las reiteradas falencias de la Secretaría de Salud y Medicina Social de la Municipalidad de La Plata, la edil pidió que se difundiera la planificación de ese sector. La iniciativa surgió en respuesta a los problemas cotidianos denunciados por los vecinos de La Plata que denotan la grave situación.

Entre ellos se destacan dos hechos: la pérdida de un embarazo de cinco meses de gestación de trabajadora cooperativista del Centro Comunitario “Crecer en Unidad”, quien no recibió atención médica ni por parte del servicio municipal ni del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) de la provincia de Buenos Aires, y el fallecimiento de un vecino del barrio Palihue, por la falta de atención en el tiempo solicitado.