Becarios del CONICET resisten nueva embestida anticientífica de Macri y Barañao

Tras comprometerse a reinsertar a quinientos investigadores despedidos el año pasado, el ministro de Ciencia y Tecnología dice ahora que no cuenta con los fondos para hacerlo. Los afectados resolvieron en una asamblea redoblar la lucha.

790

La prepotencia del Gobierno de Mauricio Macri es tal que ni siquiera asume la responsabilidad de cumplir sus propios compromisos asumidos. En el marco de las políticas de ajuste anticientíficas que están en marcha, Lino Barañao borra con el codo lo que él mismo escribió y firmó con la mano en diciembre último para llegar a un acuerdo con los despedidos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET).

En el acta-acuerdo, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva garantizó la reincorporación de los quinientos afectados en todo el país, con una partida presupuestaria que permitiera las mismas condiciones laborales y el escalafón existente en la Carrera de Investigador Científico para la que habían concursado.

Según el mismo documento, hasta diciembre de 2017 la continuidad laboral estaría asegurada a través de la prórroga de becas posdoctorales y el otorgamiento de otras extraordinarias. Luego de esa fecha, el Gobierno reinsertaría a los investigados en universidades y organismos nacionales de ciencia y tecnología.

Sin embargo, en la última reunión de la Comisión Mixta de Seguimiento del acuerdo, realizada la semana pasada, los representantes de Barañao comunicaron que no cuentan con los fondos necesarios para cumplir lo firmado.

“Reconocieron abiertamente que el dinero que había prometido la Jefatura de Gabinete ya no está y que deberá hacerse cargo cada organismo que reciba a los científicos. Además, se desdijeron con respecto a las condiciones de contratación, que también dependerán de cada organismo, dejando abiertas las puertas a todo tipo de precarización laboral”, explicó a Contexto Alejando Muntó, uno de los referentes de Jóvenes Científicos Precarizados (JCP).

Como si fuera poco, mientras el Gobierno de Cambiemos reflota un conflicto que parecía superado, funcionarios de Ciencia y Tecnología tratan de imponer negociaciones individuales con los investigadores afectados, en un intento por romper la Comisión Mixta y desconocer la entidad de las organizaciones gremiales que la integran.

“Todo esto nos preocupa y nos llama a reforzar nuestra movilización para resistir este ataque que no es sólo contra los puestos de trabajo de quinientos investigadores, sino contra del sistema científico en general”, subrayó Muntó.

Durante una asamblea realizada ayer en el Polo Científico Tecnológico del barrio porteño de Palermo, los becarios resolvieron hacer una vigilia el próximo 8 de mayo y manifestarse al día siguiente frente a la sede del Ministerio de Ciencia y Tecnología, donde se desarrollará un nuevo encuentro de la Comisión Mixta de Seguimiento.

Si bien desde la JCP consideraron que “el conflicto está ahora en un punto difícil”, esperan una movilización multitudinaria para el 9 de mayo a fin de poder demostrar el fuerte rechazo a las políticas de ajuste de Macri y Barañao.

Tras la asamblea, cientos de personas participaron de un Festival en defensa de la Ciencia, bajo la consigna “Chau Barañao”. Sobre el escenario montado en la explanada del Ministerio, tocaron bandas y músicos como Santo en Bomba, Yacaré Manso, La Coisha, Dinama, Ariel Prat y Julián Marchante.

“La idea es visibilizar el conflicto, abrirlo, masificarlo y poner en alerta a toda la sociedad ante el ajuste que está discurriendo en Ciencia y Técnica, como en tantas otras áreas del Estado”, concluyó Muntó.