Organizado por la Comisión de Nueva Constitución del Frente Ciudadano, la Agrupación Docentes de Derecho en Acción y las agrupaciones estudiantiles Megafón, Ecos y Sampay, el encuentro contó con la presencia de la decana de la Facultad de Periodismo y concejala platense Florencia Saintout y de los juristas Raúl Gustavo Ferreyra, Julio Maier y Raúl Zaffaroni.

Arturo Sampay fue docente e ideólogo de la Constitución Nacional del 1949, en pleno Gobierno peronista, conocido como el padre del constitucionalismo social argentino, movimiento basado en la incorporación de los derechos sociales en la Carta Magna.

“El mejor homenaje que se le puede hacer a Sampay es justamente seguir pensando, luchando y juntandonos, sobre todo en una Universidad como la nuestra, que es una Universidad Pública, tan atacada en este momento”, sostuvo Saintout.

La decana de Periodismo destacó que hay un momento regresivo, donde “nos defendemos todos los días” de los atropellos de un Gobierno. “Estamos acá porque estamos parados, porque, en un contexto de dolor y sufrimiento, nosotros luchamos contra ese sufrimiento pero también luchamos por la enorme esperanza, alegría y convicción de saber que tenemos derecho a un mundo mejor”.

Zaffaroni, por su parte, sostuvo que modificar la Constitución “es una cuestión política; el contenido es político y por eso se tiene que discutir entre todos, porque el contenido es un proyecto de Estado”.

Este jurista explicó que “hay derogación progresiva” de la Constitución, la cual no sólo pierde vigencia, sino que también las partes dogmáticas y orgánicas entran en crisis. “Tenemos que pensar en una parte operativa que garantice la supremacía de la Constitución, si no es un acto de voluntad”, explicó.

El ex juez de la Corte Suprema comentó que en la historia de la Carta Magna argentina “queda clara la antinomia que tenemos entre soberanía y colonialismo”, y agregó que hoy “tenemos que luchar por un Estado soberano y luchar implica responder a una voz que nos viene llamando desde nuestros inicios”.

Ferreyra recordó el legado de Sampay, marcado por los conceptos de “paz” y “justicia social”. Para el jurista, la Constitución hoy “se encuentra por lo menos hackeada”, y agregó que “es necesario rediscutir y determinar criterios de igualdad y sobre todo de justicia social en la Constitución en un nuevo escenario”.

Maier, en tanto, se autodenominó “más pesimista” ante una reforma, destacando la importancia de la implementación de políticas públicas. “Estimo que la modificación constitucional debe ser más la coronación de un progreso de la vida social asegurándolo, más que un incentivo o condición para cualquier Gobierno”, consideró.