Como una nueva jornada del plan de lucha universitario, las calles aledañas a las Facultades de la UNLP fueron el escenario de las clases públicas que funcionaron ayer como un modo de visibilizar el conflicto docente y de la educación pública en general ante el ajuste y el desfinanciamiento aplicados por parte del Gobierno nacional.

Los gremios universitarios exigen paritarias libres y sin techo, con un aumento del 35%. Sin embargo, en cada encuentro paritario las autoridades del Ministerio de Educación no se han movido del 18%. Es un caso similar al que disputan los y las docentes bonaerenses, con la diferencia de que el Gobierno nacional ni siquiera está dispuesto a ofrecer las míseras “superadoras” propuestas que acercó la gobernadora Vidal, quien subió un punto el monto (del 18% al 19%).

Otros reclamos apuntan por un mayor presupuesto para Ciencia y Tecnología, por el ingreso de los quinientos investigadores del CONICET, regularización de los contratos y ad honorem y restablecimiento de los programas socioeducativos, entre otros.

Las actividades como expresión de protesta fueron convocadas por la Federación Nacional de Docentes Universitarios (Conadu), que nuclea a los gremios universitarios de todo el país, y abarcó los días martes y miércoles. En tanto, hoy prosigue con la adhesión al paro general convocado por la CGT y del que también participan las dos CTA, que promete ser contundente.

Además de las clases públicas en las casas de estudios superiores, en los colegios platenses preuniversitarios se realizaron abrazos simbólicos y expresiones artísticas entre autoridades, gremialistas, docentes, estudiantes, padres y madres. Fueron los casos del Bachiller de Bellas Artes, la Escuela Anexa y el Liceo Victor Mercante –donde estuvo presente el secretario general de Adulp, Octavio Miloni–, que se encuentran con las mismas problemáticas que las Universidades.

Desde las 11:30 hs, la Facultad de Periodismo y Comunicación Social comenzó sus clases a cielo abierto. Los bancos se desplegaron a lo largo de las sombras de los árboles de diagonal 113 entre 62 y 63.

“Son actividades para tomar conciencia de la dimensión que tiene este conflicto. En este caso, no sólo para visibilizarnos hacia fuera, sino también para vernos entre nosotros y ver la magnitud de alumnos que cursan simultáneamente”, dijo a Contexto Guillermo Clarke, delegado del gremio de docentes universitarios Adulp en la Facultad de Periodismo.

“Las políticas públicas de los últimos años en las Universidades generaron que no haya habido medidas de fuerza porque resultaron muy satisfactorias para los estudiantes y docentes en muchos sentidos: salarial, edilicio y carreras nuevas. Hoy todo eso está puesto en juego”, añadió Clarke.

En las Facultades de Humanidades y de Psicología (51 entre 124 y 125) también llevaron a cabo actividades de concientización y de acercamiento a la comunidad para fortalecer el reclamo.

En la Facultad de Trabajo Social, la calle fue cortada con bancos en la esquina de diagonal 78 y calle 10. Se veía a un profesor dando su clase rodeado por pupitres. Frente a él, docentes, gremialistas, autoridades y estudiantes del Bachillerato de Bellas Artes (10 entre diagonal 78 y 63) se unieron en un abrazo simbólico en la puerta de la institución.

“Es un mensaje entre todos los integrantes de la comunidad educativa para estar codo a codo defendiendo la educación pública y el salario docente y por la inmediata convocatoria a la paritaria nacional”, dijo a Contexto Manuel Rodríguez, secretario adjunto de Adulp, presente en el abrazo.

El patio interno de la escuela se llenó de estudiantes secundarios que portaban carteles con mensajes contra el ajuste. “Apoyamos los reclamos docentes desde que comenzaron y entendemos la difícil situación que están viviendo, por eso hoy hacemos este abrazo para llegar a los alumnos y a las familias”, dijo a Contexto Felipe Cavalli, estudiante y secretario general del centro de estudiantes del Bachillerato de Bellas Artes, quien se expresó contra “este plan de recorte sistemático en muchas áreas sensibles de nuestro derecho a la educación”.

A las jornadas de ayer se les suma el paro de hoy, que el Gobierno se ha dedicado a deslegitimar, para intensificar los pedidos de aumentos e inversión educativa.

“La paritaria está naufragando”, dijo Manuel Rodríguez, quien afirmó que el Gobierno “no se ha movido ni un punto del monto que ofrecieron del 18%”. “Mañana (por hoy) adherimos a un paro que tiene que demostrarle al Gobierno que todos los trabajadores de todos los sectores estamos dispuestos a enfrentarnos a las políticas de ajuste, saqueo y restricciones en presupuesto y partidas para educación”.

Actividades parecidas a las de la UNLP, como radios abiertas, asambleas y clases en las calles principales de sus ciudades, desarrollaron los gremios docentes de la Universidad de Buenos Aires (Feduba), de la Universidad de Cuyo (Siduncu), de la Universidad de Córdoba (Adiuc), de la Universidad de La Matanza (Sidunlam), de la Universidad de Avellaneda (Aduna) y de la Universidad de La Rioja (Sidiunlar).