Decenas de trabajadores cooperativistas se concentraron ayer frente a las puertas de la Municipalidad de La Plata para reclamar respuestas al Gobierno de Julio Garro, quien mantiene desde el año pasado un fuerte conflicto debido al abandono de los planes de trabajo, la inversión en programas sociales y el agravante de una gestión que brilló por su ausencia frente a los sectores más vulnerables.

Ejecución de obras, tendido de redes de agua, construcción y conclusión de viviendas y saneamiento ambiental son algunas de las principales actividades que realizan las cooperativas y que hoy se encuentran paralizadas.

“Venimos encarando un plan de lucha desde hace varios meses para reclamar que las cooperativas de la región puedan volver a recuperar fuentes de trabajo que eran de esta ciudad, donde en muchos casos no sabemos si ese trabajo fue redireccionado a gente al azar o a privados”, dijo a Contexto Joaquín Fernández, referente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) a nivel regional, organismo que convocó la movilización, en acompañamiento de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón.

“Hasta antes de asumir Garro la intendencia, el trabajo lo realizaban los cooperativistas. Ahora hay un conflicto con las cooperativas de barrido y mantenimiento desde hace meses. Hay casi doscientos compañeros sólo en ese área”, dijo Fernández.

“Esta gestión busca eliminar el trabajo de las cooperativas porque cree que es ‘hacer política’. Se intenta estigmatizar y quitar trabajo. A su vez, esta gestión utiliza la figura del cooperativista para tercerizar trabajo y no para generarlo”, agregó.

Uno de los puntos más visibles de la falta de actividad en el sector de las cooperativas municipales se dio en los días posteriores al temporal que tuvo lugar en La Plata en febrero, donde la limpieza de los destrozos tardó semanas en concretarse.

“El Municipio incluso, en esa ocasión, nos convocó para trabajar pero después nos mandaron a bajar packs de gaseosas en la puerta de Defensa Civil para que la gente viera ‘cómo trabajaban haciendo algo’. Fue todo una puesta en escena”, recordó.

Por su parte, el concejal del Frente para la Victoria Gabriel Bruera se acercó a la concentración de las organizaciones que desplegaron una olla popular frente al palacio municipal y dialogó con los presentes para conocer de cerca sus inquietudes.

“Lamentablemente, hoy no hay ni servicios para los vecinos y tampoco tiene trabajo la gente. Desde el Concejo Deliberante venimos remarcando esta situación desde hace tiempo y solicitamos la explicación de estas anomalías, por eso creo que hay ya una complicidad del Ejecutivo frente a las irregularidades”, expresó Bruera.

“El intendente Garro no entiende que las cooperativas son empresas sociales y no un subsidio al desempleo. Se maneja como si él fuera el patrón de las cooperativas y es un grave error”, continuó.

En cuanto a la actividad desarrollada durante la mañana de ayer, a través de un comunicado, la CNCT habían adelantado: “La medida de fuerza busca la continuidad de los programas de viviendas, obras públicas y fortalecimiento, la compra por parte de los municipio de prendas de trabajo a las cooperativas textiles de la zona, la inmediata suspensión de los aumentos de tarifas de servicios de luz, agua y gas, y la incorporación de cooperativas como proveedores del municipio”.

Cabe destacar que el acto contó con la presencia de la familia de Emilia Uscamayta Curí, la joven estudiante de periodismo fallecida en enero de 2016 en una fiesta clandestina, cuya causa aún no tiene detenidos e involucra a figuras cercanas al intendente Garro. “Tenemos que unir fuerzas contra este Gobierno”, expresó ayer Juan Uscamayta, padre de Emilia.