A diez años del crimen de Fuentealba, “es la misma intolerancia con los gremios”

En el marco de una larga disputa salarial, se cumple un nuevo aniversario del asesinato del maestro Carlos Fuentealba en manos de las fuerzas policiales neuquinas.

253

Hoy los maestros de esa provincia están nuevamente en lucha. Enrolados en la Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén (ATEN) de Ctera –el movimiento sindical donde militaba Fuentealba–, ya rechazaron tres propuestas por considerarlas insuficientes al no lograr recuperar el poder adquisitivo perdido en 2016, estimado entre un 10 y 12%. Ayer por la tarde, tras una nueva reunión paritaria, el gremio anticipó que, si bien lo resolverá en asambleas el miércoles, la propuesta no era la que esperaban.

En medio de un conflicto docente, hace diez años, Carlos Fuentealba fue asesinado durante una protesta cercana a la localidad neuquina de Arroyito, donde los maestros reclamaban también por un aumento salarial y mejores condiciones laborales.

Eugenio Burzaco, actual secretario de Seguridad de Mauricio Macri, era en ese momento responsable del “Plan Integral de Seguridad” en Neuquén, cuando el gobernador Jorge Sobisch, como forma de disciplinamiento de la protesta docente, mandó a las fuerzas policiales a reprimir a los maestros que ya se estaban retirando de la Ruta 22.

Fuentealba iba en un vehículo cuando recibió un impacto por la espalda por parte del cabo primero José Darío Poblete, quien fue condenado a prisión perpetua por dicho crimen. Sin embargo, la causa denominada “Fuentealba II”, que investigaba las complicidades jerárquicas en este caso, terminó con los quince imputados sobreseídos.

“Existieron un montón de factores que hicieron que no llegáramos a buen destino: no hubo voluntad política de dilucidar la verdad. Hay una parcial derrota, que no significa que sea la última”, explicó la esposa y compañera de Fuentealba, Sandra Rodríguez, quien junto al abogado Marcelo Medrano irá a la Corte Suprema de la Nación para reabrir la causa.

Este nuevo aniversario se da en un contexto particular en el que la lucha docente es deslegitimada por los Gobiernos que, por otro lado, llevan a cabo constantes descuentos a los trabajadores, vulnerando así el derecho a la protesta.

En ese sentido, Rodríguez sostuvo que “no puede ser que después de diez años volvamos a vivir situaciones de intolerancia, o de no derecho ante un reclamo salarial, y que se empiece así a perseguir a trabajadores, a difamarlos, que se empiece a poner en lugar de demonios a los sindicalistas, como es la palabra que se utiliza, y hacer un desprestigio total de la educación pública diciendo que no somos bien formados, que tenemos mala calidad; todo eso nosotros ya lo vivimos”.

Rodrigo Recalde, referente de ATE en el Ministerio de Educación Nacional, comentó en diálogo con Contexto que la lucha de Fuentealba “marcó un punto de inflexión en la lucha docente”.

El delegado de esta cartera señaló en esa línea que la pelea que daba el maestro neuquino tiene similitudes con la actual. “La lucha recuerda al compañero Fuentealba porque hoy luchamos por más inclusión, más calidad educativa, más participación de los docentes, estudiantes, de la comunidad educativa en la línea de acción política. Acá no sólo se está discutiendo una paritaria; se está discutiendo una forma de hacer política en la educación”, comentó.

“Una vez más, las calles se llenan con el paso decidido y el grito único de miles de trabajadores y trabajadoras, de sindicatos, de organizaciones sociales y políticas, de compañeros artistas que se comprometen con el reclamo y suman sus voces a las nuestras”, coincidieron en un comunicado desde SUTEBA al recordar un nuevo 4 de abril “para exigir Justicia Completa, para que los responsables de la muerte de nuestro compañero paguen por ello”.

Cabe destacar que en el día de hoy se van a estar llevando a cabo numerosas actividades, teniendo su epicentro en las localidades de Arroyito y Neuquén, a donde llegarán docentes de todo el país para homenajear a Carlos Fuentealba.

Desde Ctera estarán presentes “exigiendo Justicia Completa y repudiando la impunidad garantizada por el poder político y la Justicia Neuquina a Sobisch y a los quince policías que tuvieron a cargo el operativo”.