Censura en Radio Provincia: último programa de Gabriel Morini

"No corras que es peor" finalizó ayer luego de siete años de vigencia. Colegas y público realizaron un abrazo simbólico en la radio y repudiaron la decisión del medio de levantar el ciclo esta semana sin dar ninguna explicación.

906

Con un emotivo acompañamiento de amigos, oyentes y colegas periodistas, el programa “No corras que es peor”, conducido por Gabriel “Abuelo” Morini, tuvo ayer su última emisión, después de siete años de permanencia en el aire, tras la arbitraria decisión de las autoridades de Radio Provincia, conocida hace días, de dejar el ciclo sin aire de manera definitiva. La maniobra encarada por la gestión de Franco Bagnato, que el año pasado se encontró en el centro de demandas de los trabajadores por vaciamiento del medio, fue recibida tanto por la audiencia como por el propio Morini como un ejemplo más de la cruzada que se lleva adelante, desde el poder político, contra periodistas y comunicadores críticos al Gobierno de Cambiemos.

“Sabemos que las muestras de cariño que recibimos y la presencia hoy de tantos colegas nos posiciona al haber estado a la altura de las circunstancias. Después, lo que está pasando en este momento en nuestro medio, con decisiones intempestivas y casi vomitadas, de escasa reflexión y de maltrato a nuestro lugar como trabajadores, eso quedará para la anécdota seguramente”, anunció ayer el “Abuelo” Morini, durante una pausa de la transmisión en vivo, en las puertas de Radio Provincia frente a una concurrencia que lo envolvió en aplausos durante la última edición del programa. Carteles de apoyo al periodista, así como de repudio a las autoridades del medio, colmaron la esquina de 11 y 53.

“Las radios públicas tenemos siempre la oportunidad de diseminar voces, de que esas voces sean representativas de todas las búsquedas, y no que sean solamente la amplificación de intereses sectoriales y mezquinos que buscan repartirse los países entre pocos”, manifestó Morini, y agregó: “Los medios públicos no son medios del Gobierno. Los medios públicos tienen que estar al servicio del Estado y de una parte fundamental del Estado que es su gente”.

Cabe destacar que, en los últimos meses, la estación de radio fue escenario de reiterados conflictos entre los trabajadores y el titular Franco Bagnato, a causa de salarios atrasados, precarización en las condiciones de trabajo y falta de inversión para mantenimiento edilicio y técnico básico.

“Esto es parte de una problemática que se viene arrastrando desde hace más de un año a raíz de la retención de 35 salarios, y se enmarca en un contexto donde, al igual que en varias áreas del Estado, se viene vaciando en infraestructura. Hay un Gobierno que ha decidido que ‘el Estado llegó hasta acá’”, dijo a Contexto el delegado de ATE en Radio Provincia, Sebastián Moyano.

Respecto de la gestión de la emisora bajo el ala de Franco Bagnato, el referente gremial expresó que “tiene que ver con una clara bajada de línea del Gobierno con la Secretaría de Medios” y que el director de la emisora es “un funcionario que ha venido ha ejecutar una política con una programación que tiende a un achique con contenidos y con reflexión”.

En esta línea, Gabriel Morini agradeció el gesto de solidaridad de quienes lo acompañaron, tanto en sus siente años en el aire, como desde el primer momento en que se supo de su inminente final esta semana. La desvinculación de “No corras que es peor” de la programación se enmarca en una tendencia generalizada en los medios por “depurar” los contenidos críticos al Gobierno o por manifestar afinidad con la gestión del Frente para la Victoria en el Estado durante la última década. “Nos han dado confortabilidad en un momento verdaderamente incómodo, y que nos invita a pensar y convertir en certidumbre que lo que hicimos estuvo a la altura de las circunstancias”, expresó Morini, y concluyó: “Las decisiones que han tomado Franco Bagnato y Rubén Casano –director de carrera de la emisora– seguramente nos afectan. Si las examinan ellos con conciencia, si pueden hacer introspección, les inquietará un poco el sueño. Y si no, cuanto mucho, se ganarán un velorio poco concurrido y una estrella en el panteón de las infamias”.