Diecisiete millones de pesos menos para los jubilados

ANSES sigue vendiendo sus acciones. Esta vez fueron para una empresa brasileña a un precio mucho menor del cotizado. Los nuevos dueños ya empezaron con los despidos en la planta química de Bahía Blanca.

641

Como adelantó Contexto, Mauricio Macri, de la mano del titular de ANSES, Emilio Ballavilbaso, está realizando un vaciamiento de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES). Ahora, el Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) realizó una venta que le hizo perder 17 millones de pesos al fondo de respaldo para el pago de jubilaciones y pensiones.

Las acciones que tenía ANSES en la química Solvay Indupa fueron vendidas a la brasileña Unipar Carbocloro, aceptando 3,46 pesos por cada una contra los 4,15 que eran cotizadas.

Cabe recordar que el FGS fue creado en 2008 tras el fin de las AFJP no sólo como un respaldo para el sistema previsional, sino también para contribuir al desarrollo del país invirtiendo en activos nacionales que a su vez generen empleos, produciendo un círculo virtuoso donde ese trabajo vuelve al sistema en forma de aportes. En ese sentido es que la venta de acciones (sobre todo a menor precio) a capitales extranjeros rompe con ese circuito.

“Quitar inversión a esa rueda productiva que promueve el crecimiento económico y aumentan el empleo formal sería mortal para el Sistema de Seguridad Social Público y Solidario”, explicó Andrés Álvarez, delegado gremial de Asociación del Personal de los Organismos de Previsión Social (APOPS). “Menos inversión en proyectos productivos, menos impuestos, menos aportes al sistema de reparto promueve la reducción de ingresos para pagar a los jubilados.”

Hasta el año pasado, las ventas de acciones estaban limitadas a la autorización del Congreso, pero con la reforma de la ley de mercados de capitales esto dejó de ser así.

Cabe destacar que FGS estuvo a cargo hasta diciembre de Luis María Blaquier, un hombre del grupo Ledesma, ex ejecutivo de Goldan Sachs y ex director de Clarín, quien dejó su cargo tras el polémico Memorándum de Qatar, en el que planteaba que el fondo de ANSES trabaje en conjunto con los capitales querandíes, con estructuras offshore de fondo y posibles evasiones de impuestos. Ahora el director es Juan Martín Monge, quien fue director regional de Portfolio Management de la aseguradora MetLife Investments Latin América, o sea, una AFJP.

Tras la aprobación de esta ley ómnibus, las acciones de ANSES empezaron a venderse beneficiando a amigos del macrismo. Blaquier incluso se fue imputado por la compra que el FGS hizo de títulos de Cablevisión y Arcor, dos empresas a las cuales había estado ligado hasta que asumió. En el caso de la empresa de cable, el fiscal Gabriel De Vedia sostuvo que Blaquier continúa siendo socio.

Mientras tanto, Ecolatina, una consultora que tiene entre sus clientes a Bayer, Monsanto, Petrobras, Construcciones Caputo, Ledesma y al Grupo Clarín, entre otros, difundió un informe en el que sostiene que los fondos de ANSES “no alcanzan para sostener e incluso incrementar el actual nivel de prestaciones sociales”.

“Que empiece a fallar la rueda productiva también tiene un sentido predeterminado, que tiene que ver con poder decir ‘que no alcanza la plata, que los números de ANSES están en rojo’. Es una decisión de ellos que esto suceda”, sostuvo Álvarez.

Por otra parte, Unipar Carbocloro con esta compra se hizo dueña de las dos plantas de Solvay: una en Brasil y otra en Bahía Blanca, donde los trabajadores ya denuncian despidos de tres directivos, más personal de la sede administrativa de Capital Federal.

“Intuimos que el plan de la empresa es achicar el personal. Siempre resulta más fácil despedir a personal jerárquico porque no está afiliado a un gremio tan fuerte”, sostuvieron desde la Unión de Jerárquicos Petroquímicos.

Lo que está lejos de los objetivos planteados teniendo estas acciones en manos del FGS: potenciar la industria nacional, generar empleo y que vuelvan en forma de aportes.