Vidal contra los derechos de los chicos y los trabajadores de Niñez y Adolescencia

Personal de Niñez y Adolescencia advierten que son precarizados y trasladados compulsivamente, lo que vulnera la contención de los niños. Los trabajadores denuncian que Vidal está vaciando este área.

838

Trabajadores de Niñez y Adolescencia de la provincia de Buenos Aires denunciaron ayer en las puertas del Ministerio de Desarrollo Social, manteniendo un acampe de 48 horas, que están sufriendo traslados compulsivos al tiempo que se gesta un vaciamiento en ese área, vulnerando así la atención y los derechos de chicos del territorio bonaerense.

En el Centro de Recepción, Evaluación y Ubicación (CREU) de Lomas de Zamora puntualmente, veintidós trabajadores fueron trasladados a otras instituciones. En este CREU, los empleados estatales se estaban organizando, reclamando mejoras en las condiciones laborales y en los programas de Niñez y Adolescencia. Desde ATE Sur denuncian que estos traspasos son parte de un ataque a la organización de los trabajadores.

Con estos traslados, las autoridades no sólo desarman equipos de trabajo en áreas sensibles, sino que también vulneran la contención de los chicos y chicas en los CREU. “Esto precariza la respuesta estatal ante la demanda de los pibes de la provincia que necesitan de estas instituciones”, explicó a Contexto María José Cano, delegada de la junta interna de ATE de La Plata, en el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, encabezado por la licenciada en Ciencias Políticas Pilar Molina.

Desde este gremio advierten un vaciamiento en el área de Niñez que “se viene profundizando; no sólo la falta de recursos y no arreglo de los dispositivos donde nosotros trabajamos, sino también que se vienen precarizando las condiciones laborales en las que desarrollamos nuestras tareas. Desde ese lugar, este ataque que vemos tiene impacto directo y concreto en la política de Niñez”, explicó Cano.

La municipalización de los dispositivos y de los servicios aplicados en este área en algunos casos ya es un hecho, lo que hace que por un lado se descentralice más la gestión y que Provincia deje de tener las responsabilidades pertinentes. “La provincia se está corriendo de ciertas responsabilidad para que sean los municipios quienes la atiendan, pero el municipio tampoco las atienden”, denunció Cano.

Además de la precarización laboral y la municipalización de los servicios, los trabajadores señalan que se viene profundizando la crisis de este sector: los institutos superpoblados, la falta de incorporación de personal, las deficiencias edilicias, la inexistencia en muchos casos de viáticos y de recursos laborales, los recortes en los diferentes programas, son algunos de los problemas que afrontan los trabajadores diariamente.

Los servicios locales también concentraron en apoyo a los trabajadores del CREU y para exigir mejor condiciones laborales. En Quilmes, intendencia conducida por el cocinero Martiniano Molina, la precarización se viene profundizando de forma sostenida. “Estamos con contratos cada tres meses, con persecución, con falta de recursos poniendo la cara con una institución que no respalda a los trabajadores ni los derechos de los pibes”, comentó Noelia, delegada gremial.

Esta falta de interés de Vidal con la niñez viene en sintonía con la criminalización y penalización de los sectores más desfavorecidos, plasmado concretamente en el proyecto impulsado por el oficialismo que pretende bajar la edad de imputabilidad.

“Los compañeros que laburamos en Niñez y Adolescencia estamos todo el tiempo defendiendo a los pibes con los que trabajamos de todos los atropellos del Estado. No queremos ser correa de trasmisión de la persecución y la represión”, sostuvo Pablo Chanquet, delegado de ATE. “Queremos ser promotores y defensores de los derechos de los chicos. Para eso es fundamental organizarnos en la defensa de nuestros derechos.”

Los trabajadores nucleados en ATE acamparan en Desarrollo Social a la espera de respuestas por parte de Pilar Molina y proponen la creación de una mesa técnica para discutir la estabilidad laboral con mejores condiciones laborales y un salario mayor, así como una bonificación por las tareas especiales y la continuidad de los programas de Niñez y Adolescencia.