San Martín es una de las ciudades más golpeadas en el sector de la pequeña y mediana empresa, una de las principales actividades de producción local. Los retrocesos, estipulados en pérdidas y bajas de producción en áreas como la textil o metalúrgica, motivaron que el intendente Gabriel Katopodis declare la emergencia en pymes en el distrito.

“La actividad industrial argentina está siendo perjudicada por la política económica del Gobierno nacional. Otorgaremos beneficios impositivos a las pymes en un contexto de tarifazos, inflación, apertura de importaciones y baja del consumo interno”, anunció ayer el jefe comunal de San Martín.

Tras firmar la declaración junto a trabajadores y empresarios locales, constituyeron la Mesa de Compromiso Productivo Permanente de San Martín para el seguimiento del nivel del empleo y la actividad económica, convocando a representantes de sindicatos, cámaras empresariales, cooperativas, representantes de industrias y comercio local.

El documento fue presentado en la zona de Villa Lynch, localidad del partido que años atrás había puesto a San Martín en el lugar de “capital regional de las pymes” tras la apertura de unas sesenta industrias de diversas áreas. Hoy, tras un año y medio de tarifazos, pérdida de salario y apertura a la importación, corre el riesgo de quedar a la deriva.

Algunos ejemplos que evidencian esta situación son los de Envamap (producción de bolsas de nylon), que cerró sus puertas; Kopelco (fábrica de los preservativos Tulipán), que trabajaba las veinticuatro horas y ahora sólo dos turnos; Rigarplast (inyección de plástico), que debió despedir a tres operarios y ahora sólo funciona con padre e hijo, entre otros.

“Todas las políticas implementadas por el macrismo han afectado directamente la producción comercial de estas industrias. Metalúrgica, textil, química, minerales, entre otros tipos de producción.”

“Todas las políticas implementadas por el macrismo han afectado directamente la producción comercial de estas industrias. Metalúrgica, textil, química, minerales, entre otros tipos de producción. Cuestiones como la caída del consumo, el aumento de tarifas y la importación son los puntos que debemos enfrentar”, dijo a Contexto Hernán Letcher, concejal del FpV de San Martín que presentó el proyecto de emergencia en el Concejo Deliberante local.

“Esto lo encaramos para permitir una discusión a nivel provincial y nacional sobre cómo afrontar este problema. Entendemos que el macrismo no tiene voluntad de modificar las políticas para que haya más plata en el bolsillo de los trabajadores”, dijo Letcher. Y agregó: “El Gobierno no muestra intención de aumentar el salario real, y lo vemos en su interés de resolver el salario docente con un 18%. Según encuestas que hemos realizados entre empresarios, ha habido caídas del 20 al 30% en producción y ventas. A las empresas les está yendo mal, independientemente de si hayan cerrado o no”.

Como parte de la declaración de emergencia, el Municipio dispuso una reducción del 40% de la alícuota de la Tasa de Seguridad e Higiene para las pymes que hayan facturado hasta $10.300.000 de ingresos anuales en 2016, lo que implica un beneficio para 2.264 empresas comprendidas en el régimen general de la tasa.

Además, mediante esta iniciativa se llevará a cabo la implementación de un Plan Especial de Pagos para todas las pymes del distrito, de hasta 48 cuotas mensuales, con amplios beneficios en materia de descuento de recargos e intereses, para que todas aquellas empresas afectadas puedan regularizar su situación frente a las distintas tasas municipales.

“El conjunto de los argentinos va a reclamar no perder derechos. Ya está habiendo una discusión sobre la pérdida del poder adquisitivo y cuál puede llegar a ser el resultado en el transcurso de este año. Y eso ya está trayendo conflictividad en las calles”, concluyó Letcher.