Los gremios docentes bonaerenses confirmaron paro para hoy y mañana después de considerar “extorsiva” e “irresponsable” la propuesta de Vidal de agregar al 19% un bono que provenga de la reducción de los ausentismos.

“Fue una propuesta descalificadora hacia los docentes”, dijo María Laura Torre, secretaria gremial de Suteba, luego de salir ayer por la tarde de la mesa técnica salarial que convocó el Gobierno de la provincia de Buenos Aires en el Ministerio de Economía.

A la oferta con la que viene insistiendo desde el 10 de marzo del 19% en tres cuotas, Vidal le sumó un bono del 5% del salario básico de todos los docentes cuyos fondos serían extraídos del presupuesto por la reducción del ausentismo en un 10%.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense (AMET, FEB, SADOP, SUTEBA, UDA y UDOCBA) rechazó de plano la quinta oferta por “irresponsable” y por ser una “falta de respeto a la sociedad y al conjunto de la docencia”.

Responsabilizó a la gestión de Vidal por la crítica situación que generó y convocó a un paro de 48 horas para hoy y mañana por la negativa de escuchar su reclamo de apertura de paritaria nacional y un 35% de aumento que prevea la inflación de este año y recupere la pérdida adquisitiva de 2016.

A pesar de las medidas de fuerza docentes de las últimas semanas que tuvieron su punto más alto en la multitudinaria marcha federal del miércoles 22, los montos paritarios que los funcionarios técnicos enviados por Vidal pusieron sobre la mesa ayer fueron los mismos que ofreció en los encuentros anteriores: un aumento del 19% en tres cuotas sujeto a cláusula gatillo por la inflación del INDEC y una “compensación” no remunerativa de quinientos pesos en negro por la pérdida del poder adquisitivo de 2016, que los gremios estiman cercano al 10%.

La única particularidad de la quinta oferta fue un bono del 5% que provenga de una baja en los ausentismos que Hernán Lacunza, ministro de Economía, definió como “excesivos”.

Según la gestión provincial, el ausentismo por licencias en la provincia es del 17%, y plantearon reducirlo a un 10% (del 17% a 15,3%). Con esa reducción, “la provincia estaría en condiciones de incrementar, además de las propuestas anteriores, en 5.000 pesos anuales el ingreso promedio docente”, afirmaron. Y prosiguieron: “el salario inicial, que percibe sólo el 7% de los docentes, pasaría de 9.800 a 12.000, y en el salario promedio pasaríamos de 19.200 pesos a 23.300″.

El Gobierno sostuvo que esta nueva propuesta “nos permite asegurar que el 65% de los docentes va a cobrar más de 17 mil pesos y el 50% van a cobrar más de 23 mil pesos” .

“Es una extorsión”, dijo Sergio Romero, secretario general de la UDA. “Ellos dicen que por cada docente hay tres suplentes, pero es exagerado, es una forma de decir que ellos y los gremios tenemos la culpa de la actual situación”, añadió.

En tanto, Mirta Petrocini, titular de la FEB, afirmó que el ofrecimiento del Gobierno fue bajo “el mismo esquema de propuesta” que vienen rechazando desde que comenzó el litigio.

“La sociedad sabe que nuestro reclamo es razonable, los docentes no queremos estar por debajo de la línea de la pobreza”, dijo María Laura Torre.

En una conferencia de prensa realizada en Capital Federal a las 19:30 hs, después del anuncio del nuevo paro docente, los ministros bonaerenses Marcelo Villegas (Trabajo), Alejandro Finocchiaro (Educación) y Hernán Lacunza (Economía) reiteraron que el ofrecimiento “es el compromiso que podemos cumplir” por “la estrechez de recursos” de la provincia. Volvieron a caerle a los gremios por kirchneristas (Suteba en provincia y Ctera en nación) y repitieron la propuesta que habían ofrecido a la tarde los funcionarios de Vidal.

Con el propósito de destruir la huelga y previo a la quinta oferta de ayer, las últimas medidas del Gobierno provincial fueron anunciar un “pago plus” para aquellos docentes que no adhieran a las medidas de fuerza y un “adelanto de paritaria” que ya había sido rechazado por los gremios. También confirmó descuentos por los días de paro, que despertó medidas judiciales en su contra, y dictó una conciliación obligatoria para poner fin a la huelga, descartada por los docentes.