La empresa Atanor cerró las puertas de su planta en Baradero hace alrededor de un mes. Entre esta sede y la de Chacabuco, son casi doscientos los puestos de trabajo en peligro. Por eso, un centenar de trabajadores del sector se manifestaron ayer frente al Ministerio de Trabajo bonaerense durante la audiencia que tuvo lugar en las oficinas de 7 y 42, en La Plata, con el objetivo de revertir la situación.

“La empresa está haciendo la más fácil: trae de afuera el material para el producto que tiene que fabricar en el país. Con eso nos quedamos sin mano de obra nacional”, dijo a Contexto Carlos Casado, miembro de la comisión directiva del Sindicato Químico y Petroquímico, gremio que acompañó ayer el conflicto de los trabajadores de Atanor.

“El Gobierno erró el camino, sin duda. Está dejando que las empresas hagan sus negocios y dejando sin trabajo a la gente. Son números que a ellos no les representa nada. Por eso hoy hay muchos compañeros de otras empresas químicas que han venido a apoyar”, concluyó.

“El Gobierno erró el camino. Está dejando que las empresas hagan sus negocios y dejando sin trabajo a la gente.”

Al igual que Baradero, otras zonas como Zárate, Campana o Chacabuco se vieron afectadas con fuerza en su actividad industrial –fuente principal de ocupación– desde el inicio del Gobierno de Mauricio Macri. Un caso es el de la empresa Quipro, ubicada en Campana, que no paga sueldos atrasados ni indemnizaciones a empleados despedidos.

“En Baradero la situación es grave. En la empresa Ingredion están planteando el despido de 180 compañeros. La empresa Magnifresh se incendió a principio de año, despidos en la firma BRF, todo esto en Baradero en lo que va de 2017”, dijo a Contexto Gabriel Touzet, del Sindicato De Obreros Y Empleados De Refinerías De Maíz (SOERM). Ese gremio, junto a otras veinte organizaciones, protagonizaron una multitudinaria protesta en la ciudad de Baradero con la consigna “Basta de despidos” hace tres semanas.

“En Baradero la situación es grave. En la empresa Ingredion están planteando el despido de 180 compañeros. La empresa Magnifresh se incendió a principio de año, despidos en la firma BRF, todo esto en Baradero en lo que va de 2017.”

El Sindicato de la Carne también acompañó la movilización. Su referente, Germán Ruiz, dijo a Contexto que “la actividad está complicada, ya que vemos que los Ministerios están fallando a favor de los empresarios. Eso lo vemos en todos los rubros”. Y agregó: “Con la importación, las industrias se ven cada vez más afectadas. A eso sumemos que el consumo interno está en retroceso por la baja de salarios”.

La crisis que atraviesan las regiones que tienen como principal actividad la industria –como es el caso de Baradero, Zárate o Campana– se conjuga con un mes de marzo que cierra con una ola de protestas y manifestaciones sociales que no baja los brazos frente al Gobierno.
“Creemos que este va a ser un año complicado, con mucha actividad y lucha. No sólo ahora con lo que han sido las discusiones frente a la paritaria, sino desde fines del año pasado. En Baradero estamos en alerta de movilización constante, somos veintidós gremios que estamos trabajando en conjunto”, expresó el referente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne.

En esta línea, Touzet agregó: “Las empresas están aprovechando la bajada de línea del Gobierno este. En los Ministerios somos totalmente ninguneados”.

Fueron varios los gremios que acompañaron la manifestación de ayer frente al Ministerio de Trabajo de la provincia. También estaba la UOCRA, el Sindicato de Papeleros y los Sindicatos Unidos de Baradero. Hoy la planta de Atanor está parada, sus empleados están adentro y tiene conciliación obligatoria. Debido a su cierre, la industria ya dejó de producir.