Persecución, muertes y represalias

3739

Por Claudia Vasquez Haro*

La madrugada del jueves 23 de marzo, hubo una nueva razzia policial, donde efectivos de la comisaría  novena detuvieron a tres compañeras de la organización OTRANS Argentina. Se trata de Maricielo Brenda Sinarahua, Priscila Fiorela Guevara y Carla Azumí Pisco. El hecho ocurrió en diagonal 73 esquina 4 de la ciudad de La Plata. En dicho operativo fueron desnudadas en la vía pública y requisadas de manera vejatoria, en sus cuerpos, tanto es así que tuvieron tres traslados, donde una de ellas se encontraba sin bombacha y otra sin corpiño, como resultado de este operativo.

La causa esta caratulada como infracción a la ley 23737. Las tres quedaron a disposición del juzgado de garantías N° 2. Quien pidió la detención fue la fiscal Ana Medina, a cargo de la Fiscalía N°1. Desde OTRANS Argentina, se presentó a la Sala 2 de la Cámara Penal, un habeas corpus a favor de las compañeras por considerar arbitraria e ilegal la afectación de su libertad, aprehensión y detención.

OTRANS Argentina viene denunciando desde el 2016 como se profundiza la violencia extrema que vive el colectivo trans y travesti en Argentina, por parte de la policía, jueces, fiscales, personal del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires,(SPB) entre otrxs funcionarios públicos. Esta violación a los DDHH se traduce en: persecución, hostigamiento, armados de causas, violencia física y psicológica, torturas, tratos crueles inhumanos, y los dos últimos homicidios/travesticidios de dos compañeras que se encontraban privadas de su libertad en la unidad 32 de Florencio Varela: Pamela Macedo Panduro y Angie Velásquez Ramírez.

Testigas claves 

Las tres compañeras detenidas son testigas tanto en la muerte de Pamela Macedo Panduro, como de Angie Velásquez. Priscila y Azumí, estuvieron privadas de su libertad durante más de un mes en la comisaria de Ensenada, en noviembre de 2016, el mismo tiempo que Pamela. Compartieron la misma celda, allí la vieron morir de a poco, fueron testigas del maltrato policial a la que fue sometida, que no recibía agua, comida, ni medicación. OTRANS Argentina le hizo saber al fiscal Marcelo Sellier, de la Fiscalía 9 de Florencio Varela-que investiga la muerte de Pamela- que eran testigas clave y que tenía que tomarles testimonio, sin embargo, eso no ocurrió.

Por su parte Maricielo Sinarahua fue el día jueves 16 de marzo junto a Andrea Vargas a visitar a Angie al penal 22 de Olmos, donde la habían trasladado la noche anterior de la Unidad 32 de Varela. Después de una hora de dilaciones por parte del Director del Penal Jesús Heneyny, y frente a la insistencia de que sus compañeras querían ver a Angie, les dijo que recién acababa de morir. Maricielo pidió ver el cadáver y cuando le mostraron les dijo “no murió recién, esta fría y dura, ustedes la mataron”.

Fotos para listas negras

El martes 21 de marzo, Maricielo y Andrea fueron a visitar a su compañera Lety al penal 32 de Florencio Varela, allí los del SPB las obligaron a tomarles fotos para poder entrar, aun habiendo dejado su DNI. Andrea no lo permitió, entonces no pudo ingresar. Mientras que Maricielo fue fotografiada por el personal del SPB y luego ingreso al penal. Este episodio lo denunciamos en la Secretaria de Derechos Humanos de La Provincia de Buenos Aires. Dos días después fue detenida.

OTRANS Argentina presento a través de su abogada Luciana Sánchez el día viernes 17 de marzo una denuncia, caratulada “Homicidio por omisión agravado por odio a la identidad de género, en concurso con asociación ilícita y apremios ilegales”, para que se investigue la responsabilidad y participación del Juez Juan Pablo Masi, el fiscal Alvaro Garganta, el fiscal Marcelo Sellier, el fiscal adjunto Chrisian Granados, estos últimos funcionarios de la fiscalía 9 de Florencio Varela y al comisario Matias  Saenz , titular de la comisaría 9na de La Plata, por los homicidios de Pamela Macedo Panduro el 1 de enero de 2017 y Angie Velásquez el 16 de marzo de 2017.

OTRANS Argentina una vez más vuelve a denunciar esta perversa maniobra de las fuerzas de seguridad intervinientes para burlar los estándares reconocidos por la sala IV de la Cámara de Apelaciones y Garantías en lo Penal de La Plata, en el fallo Zambrano, consiste en poner un biombo de papel y cartón sostenido por oficiales masculinos de las fuerzas de seguridad, y que la requisa íntima sea llevada a cabo por una oficial de policía que es una mujer trans. Con estas maniobras se pretende saltarse los estándares de mínima legalidad que declaran las requisas íntimas como vejatorias, sean llevadas a cabo en cualquier contexto, y, por lo tanto, las prohíben de manera absoluta. También se pretende dotar de un marco de falsa legalidad a un operativo palmariamente discriminatorio y, por tanto, arbitrario e ilegal, por ser dirigido de manera excluyente contra mujeres trans y travestis en situación de prostitución.

Estas últimas detenciones son la respuesta a las denuncias presentadas el pasado 17 de marzo contra Masi, Garganta, Sellier, Granados y Saenz. Este hecho no es casual, su detención arbitraria e ilegal se enmarca en un contexto de persecución homicidios y represalias hacia el colectivo Trans y travesti migrante en La Plata. Denunciamos y responsabilizamos a los jueces del juzgado de Garantías 2 y a la Fiscal Ana Medina, por poner en riesgo la vida de nuestras compañeras, quienes tiene que declarar para que se haga justicia por la muerte de nuestras dos compañeras: Pamela Macedo Panduro y Angie Velásquez Ramirez.

***

*Directora de Diversidad Sexual de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social- UNLP. Docente Investigadora FPyCS-UNLP. Presidenta de OTRANS Argentina