La canciller de la República Bolivariana de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció la política injerencista del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y aseguró que actúa “como agente de los intereses estadounidenses”. En tanto, un grupo de países, encabezados por el Gobierno argentino de Macri, firmaron un documento en el que reclaman la libertad de “los presos políticos” de Venezuela y, junto con Almagro, convocaron a una reunión para este martes del  Consejo Permanente para abordar la situación de Venezuela.

Al comienzo de su intervención en la OEA, Rodríguez, sentada al lado de Almagro, señaló que “los pueblos del mundo deben conocer cómo llega este oscuro personaje a la Organización de Estados Americanos”. Y agregó: “Maduro había advertido a Mujica sobre las desviaciones de su canciller al servicio de los factores imperiales. Sabíamos que actuaba como agente de los intereses estadounidenses. Fue el presidente Mujica el que dio garantías al presidente Maduro de que jamás, entiéndase bien, jamás atacaría a Venezuela. Fue así que se decidió darle el apoyo y se garantizó su elección. Fue la crónica de una traición anunciada”.

“La agresión multiforme económica contra Venezuela ha estado acompañada por los poderes fácticos internacionales financieros y mediáticos, alentados por un plan articulado y respaldado desde Washington. Almagro no actúa solo ni por sí mismo. Es conducto de los mandatos que desde esta ciudad (Washington) le dictan. Y acompaña, además, su gestión con el contubernio de una facción pequeña de un grupo de países en el seno de la OEA. Un objetivo los vincula desde distintas posiciones, crear el ambiente en la comunidad internacional de que ‘algo grave sucede en Venezuela’ y así justificar la intervención en todas sus formas”, aseguró la canciller venezolana.

“No me equivoco cuando afirmo que el señor Almagro es un mentiroso, deshonesto, malhechor y mercenario”, disparó en la cara del secretario general de la Organización.

Rodríguez recordó que el silencio cómplice de la OEA avaló casi cincuenta golpes de Estado en la región, desde su fundación en 1948. “La OEA avaló abiertamente en 1954 la invasión a Guatemala, en 1961 la invasión frustrada a Cuba, en 1965 apoyó la invasión a República Dominicana, en 1983 la invasión a Granada. Todas estas cometidas por Estados Unidos”, resumió.

“Esta organización ha hecho caso omiso a la represión de Gobierno neoliberales contra movimientos populares progresistas y de izquierdas, así como el asesinato de miles de dirigentes campesinos, populares y dirigentes de derechos humanos”, remarcó.

La diplomática manifestó que “Venezuela rechaza categóricamente el plan intervencionista que una facción minoritaria de países dentro de la OEA pretende acometer contra nuestra patria”.

El Gobierno venezolano también emitió un comunicado en rechazó de la actitud de Almagro y de la convocatoria por del Consejo Permanente para este martes.

El comunicado del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela

La República Bolivariana de Venezuela, ante los graves e irregulares acontecimientos que se vienen desarrollando contra el Estado venezolano en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA), se ha dirigido al Presidente del Consejo Permanente para solicitar la suspensión de la sesión convocada para el día martes 28 del corriente por un grupo de países sin contar con el consentimiento debido del Gobierno venezolano, tal como está contemplado en las normas que rigen esta Organización regional.

Hay en curso un acoso contra la República Bolivariana de Venezuela dirigido por los Estados Unidos de Norteamérica a través del ocupante de la Secretaría General de la OEA, Sr. Luis Almagro, y un grupo de países que han conformado una facción minoritaria, y han fomentado un ambiente internacional pernicioso sobre el transcurrir de la vida democrática en Venezuela, pretendiendo socavar su soberanía e independencia.

Venezuela alerta sobre las graves consecuencias y peligros que se ciernen sobre la vigorosa democracia venezolana y su exitoso modelo de derechos humanos, dirigidos desde la OEA contra el sistema constitucional de nuestra Patria. Desestabilizar Venezuela tendrá efectos más allá de nuestras fronteras, y pesará fuertemente sobre la vida regional y el devenir histórico de la Patria Grande.

La República Bolivariana de Venezuela rechaza categóricamente el plan intervencionista que una facción minoritaria de países dentro de la OEA pretende acometer contra nuestra Patria, así como repudia el desmedido e ilícito comportamiento del Sr. Luis Almagro a través de sus acciones criminales contra los Poderes Públicos del Estado venezolano. De persistir esta ilegal, unilateral, desviada y parcializada actuación a favor de los extremistas violentos en Venezuela, procederemos con severidad y firmeza a través de los medios diplomáticos, de los instrumentos del Derecho Internacional y conforme al orden constitucional venezolano.