40º aniversario del asesinato de Rodolfo Walsh

Como homenaje al autor de Operación masacre, se llevó a cabo el acto “A 40 años de la desaparición de Rodolfo Walsh 1977-2017”. Fue en Plaza San Martín frente al Club de Ajedrez, lugar que dio origen a la famosa investigación de denuncia que articuló periodismo, literatura y militancia.

519

A cuarenta años de su asesinato y desaparición, se realizó ayer un acto de reinauguración del monumento al periodista y escritor Rodolfo Walsh, organizado por la Mesa por los Derechos Humanos de La Plata, la Facultad de Periodismo de la UNLP y su centro de estudiantes, la agrupación estudiantil Rodolfo Walsh.

El monolito fue inaugurado en 2007 cuando se cumplieron treinta años de la desaparición del autor de Operación Masacre. Posteriormente fue destruido por la autodenominada Vanguardia Nacionalista, un grupo de ultraderecha que se dedica a pintar edificios y monumentos vinculados a organismos o referentes de los derechos humanos. En este caso la obra fue restaurada por el artista berissense Carlos Moreyra.

El lugar elegido para el encuentro fue la Plaza San Martín, frente al Club de Ajedrez ubicado en la esquina de 6 y 54 donde Walsh escuchó que había un sobreviviente de los fusilamientos de José León Suárez, durante la dictadura de Pedro Aramburu en 1956. El testimonio de Carlos Livraga sería el punto de partida para la gran investigación de Walsh que condensó en Operación Masacre.

El acto fue precedido por la concejala platense por el FpV Nacional y Popular y decana de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout. Junto a ella y frente a decenas de convocados que alzaban sus carteles con la frase “A 40 años de su desaparición, Rodolfo Walsh presente”, se encontraban la Madre de Plaza de Mayo Herena Sánchez Viamonte, los profesores de la casa de estudios Carlos Vallina y Jorge Bernetti, y el presidente del centro de estudiantes por la agrupación Rodolfo Walsh, Lucas Vialey.

El homenaje a Walsh fue previo a la clásica ronda de las Madres de Plaza de Mayo en Plaza San Martín seguida por la marcha hasta la Plazoleta La Noche de los Lápices en 8 y 61, por el 41º aniversario del golpe militar de 1976.

“Rodolfo Walsh sigue siendo ese fusilado que vive y habla y nos sigue diciendo por dónde está el camino, el único camino de la entrega al otro sobre todo en momentos que están siendo tan difíciles para nuestro pueblo”, dijo Florencia Saintout.

“Fue un periodista que de ninguna manera negoció la verdad de aquellos que no tenían voz”, siguió la decana, y agregó que “su escritura tomaba posición y se la jugaba por lo que estaba pasando”.

Sobre la obra que tuvo su origen a pocos metros, afirmó que “en tiempos de periodismo que apoyaba los golpes de Estado, fue una de las investigaciones más formidables de la historia argentina”.

Por su parte, el profesor Carlos Vallina puso en común a Walsh con otros intelectuales y militantes desaparecidos por la última dictadura cívico-militar. “Lo que celebramos hoy es uno de los tantos héroes intelectuales como Juan Gelman, Haroldo Conti y Enrique Raab. Es una lista que no tiene la derecha” porque “lo mejor del pensamiento argentino ha sido producto de las entrañas del pueblo”.

En tanto, Jorge Bernetti definió a Walsh como “un militante integral” que “hubiera participado de las marchas” contra el Gobierno de Mauricio Macri, “discreto y silencioso, porque su palabra sonaba estruendosa y potente en la escritura”.

A los pies del monumento fue inscrita una frase de la “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”, el texto de denuncia que escribió Walsh como balance del primer año de los militares en el poder y que cerró el ciclo de denuncias que comenzó con Operación Masacre: “Sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles”.

“Estamos a cuarenta años de la carta, lo que para nosotros como jóvenes es la gran denuncia del periodismo argentino frente a la opresión y la injusticia”, dijo Lucas Vialey. “Es también el legado que dejó Walsh para las generaciones que vinimos y que vendrán también”, cerró.

Entre los presentes estuvieron, por la UNLP, el secretario general, Leandro González, el secretario de Extensión, Leandro Quiroga, la prosecretaria de Derechos Humanos, Verónica Cruz, y referentes de los gremios de docentes y no docentes, Adulp y Atulp. También trabajadores y autoridades de la Facultad de Periodismo de La Plata, integrantes de la agrupación H.I.J.O.S. La Plata, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas y del Frente Político y Social Carlos Cajade, los concejales platenses por el FpV Nacional y Popular Guillermo Cara y Gastón Castagnetto, los familiares Emilia Uscamayta Curí, Claudia Favero, hermana de Daniel Favero, desaparecido en 1977, Walter Docters, preso político durante los siete años de la dictadura, Lalo Painceira, periodista y escritor, y Estela Díaz, secretaria de Género de la CTA de los Trabajadores.