“La idea era que mantengan el predio, no que lo invadan”

Familiares de alumnos de la Escuela N° 515 para ciegos y disminuidos visuales de Gonnet expresaron su reclamo al Consejo Escolar por las “abusivas” obras realizadas por un club de la Liga Amateur en el predio de la institución, que les imposibilita a los estudiantes hacer sus actividades físicas y de bastón. Exigen que se retiren los alambrados y postes instalados.

164

Padres y madres de estudiantes de la Escuela N° 515 para ciegos y disminuidos visuales, ubicada en calle 495 entre Camino Centenario y 14, en la localidad platense de Gonnet, se dieron cita ayer por la mañana en la puerta de la institución para luego movilizarse a la esquina de la escuela donde cortaron el Camino Centenario para hacer visible su reclamo: que el Consejo Escolar retire las obras hechas en el predio por el club Sociedad de Fomento Polideportivo Gonnet (SFPG) que les impiden a sus hijos realizar sus habituales actividades educativas.

El conflicto entre la escuela y el club se hizo público semanas atrás, aunque recientemente se intensificó ante la falta de medidas por parte del Consejo Escolar, organismo del que depende la escuela. Los padres se impacientan porque comenzaron las clases y los alumnos no tienen un acceso pleno a las instalaciones.

Las partes firmaron un convenio en junio del año pasado: el club utilizaría el campo deportivo para que entrenen sus categorías infantiles y juveniles, a cambio de hacer tareas de mantenimiento y refacción. Como el predio es muy grande para su conservación, años atrás la escuela había hecho tratos similares con La Plata Rugby Club y Los Tolosanos, sin que resulten inconvenientes.

Los padres y autoridades escolares advierten que el club, además de hacer esas tareas, acondicionó tres canchas de fútbol 11 alambradas y con postes para competir en la Liga Amateur Platense y perforó el suelo para colocar una bomba de agua, obras que no estaban fijadas en el convenio.

Para la escuela, las nuevas instalaciones construidas son un impedimento al momento en que los alumnos hacen educación física y aprenden a usar el bastón antes de lanzarse a las calles. También mencionaron que el club arrasó con el vivero aromático, otra actividad de los alumnos. “Se abusaron”, dijo una de las madres.

“Para nosotros la pista del predio, que ahora la taparon con tierra, es muy importante, porque era un espacio grandísimo para iniciarse con el bastón”, dijo a Contexto Roque Rivero, ex alumno de la escuela.

“Ellos (por el club) alegan que hicieron todo esto para los chicos que juegan al fútbol, pero antes que nada esto es una escuela de ciegos”, dijo Rivero. “La idea era que mantengan el predio, no que lo invadan. Por eso el Estado se tiene que hacer cargo y sacar esos postes y alambrados”, agregó.

Los carteles que levantaban los familiares sobre el Camino Centenario señalaban a Alejandra Méndez, inspectora distrital, que depende de la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia. “Ella es la autoridad competente para destrabar este conflicto. Ellos tienen las herramientas para que saquen todo, pero por ahora tenemos un silencio absoluto”, dijo Vladimir Canal, padre de un alumno.

“Le pedimos al Consejo Escolar que libere la orden para que quiten todo. Nuestros hijos iniciaron clases y no pueden acceder al predio”, dijo a este medio Malvina Salto, madre de una estudiante.

Meses atrás, el convenio llegó al Consejo Escolar, donde aún no había sido tratado. A la vuelta de las vacaciones, en enero, cuando las autoridades escolares advirtieron en qué consistían las obras, lo retiraron y lo dieron de baja notificando a Marcelo Lulkin, presidente del SFPG.

Por su parte, el club afirma que invirtió más de 200 mil pesos para limpiar los terrenos, reparar el techo de la escuela y los vestuarios, instalar la bomba y alambrar, entre otros trabajos.

“La escuela promueve estos convenios con clubes, está abierta a la sociedad; este convenio se hizo a los efectos de que los chicos tengan un lugar donde practicar, por un tema de contención social; nosotros creemos en la política de los clubes de barrio –dijo a Contexto Leandro Glatsttein, presidente de la cooperadora de la escuela–. El tema es que acá no quieren solo practicar, quieren competir en la Liga Amateur Platense. Y eso implica otro uso, no el que dio origen a todo esto”, explicó.