La falta de atención de las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación hizo que representantes del Frente Milagro Sala permanecieran unas tres horas y media en la sede del organismo ubicada en plena Av. 9 de Julio. El conjunto de organizaciones nucleadas en el Frente se habían movilizado hasta allí para reclamar ante la gestión de Carolina Stanley por el aumento de puestos de trabajo en las cooperativas, alimentos para los comedores y baja de tarifas para las instituciones barriales.

“Las autoridades sabían que íbamos a ir al Ministerio a discutir estas cuestiones, sin embargo cuando llegamos ahí no nos dieron ningún tipo de respuesta. Por eso decidimos quedarnos en el recinto hasta ser recibidos por algún funcionario”, dijo a Contexto el referente de la organización popular Tupac Amaru, Alejandro Garfagnini, uno de los veinte dirigentes que decidieron permanecer en el edificio estatal la tarde de ayer. En simultáneo, militantes del Frente Milagro Sala decidieron cortar la Av. 9 de Julio.

Los funcionarios y empleados presentes en el Ministerio esgrimieron, en un principio, que la gestión “no tenía recursos” para satisfacer los reclamos de las agrupaciones.

“Decidimos quedarnos ahí hasta obtener una respuesta concreta de alguna autoridad. Luego de unas horas pudimos tener palabras, parciales e insuficientes, pero que nos permitieron resolver algunas cuestiones muy importantes”, expresó Garfagnini respecto de la instancia de diálogo que, luego de varias horas, obtuvieron con Fernando Reggio, subsecretario de Abordaje Territorial de Desarrollo Social.

“Nosotros fuimos a plantear la incorporación de compañeros a programas de empleo, alimentos para los comedores de las organizaciones, ya que desde diciembre no son recibidos. Planteamos también la necesidad de una tarifa diferencial para los emprendimientos productivos y cooperativas que tienen las organizaciones, además de la necesidad de comprar productos nacionales elaborados por esas mismas cooperativas”, expresó el referente de la Tupac Amaru

Añadió: “Finalmente nos propusieron incorporar unos 4 mil compañeros a los programas de empleo y resolver, recién la semana que viene, la entrega de alimentos a los comedores de los barrios. Quedó pendiente todo lo otro, lo más importante, ya que representa la urgente atención sobre la pérdida laboral en nuestras empresas recuperadas por el aumento de tarifa y por la apertura de importaciones”.

Desde el Frente Milagro Sala afirmaron retirarse “insatisfechos” con la respuesta obtenida durante la reunión de ayer, y que el ofrecimiento de incorporar a programas de empleo a los desocupados pero sin rever la situación de las cooperativas y los tarifazos representa un “círculo maligno”.

Garfagnini aseveró: “Estamos perdiendo empleo formal y pretenden resolverlo sólo con planes. No es nuestra intención esa, sino generar trabajo en Argentina.

La movilización y toma del Frente Milagro Sala –donde confluyeron, entre otras entidades, la nombrada Tupac Amaru, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo o la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón– se desarrolló en el marco de una semana de diversas manifestaciones y acampes en las puertas del Ministerio conducido por Carolina Stanley, todas ellas dirigidas a obtener respuestas del Gobierno sobre cómo resolverá el recrudecimiento de la pobreza en el último año, dilema al que el macrismo no parece encontrarle un rumbo satisfactorio.

“Si el Gobierno no resuelve todas las cuestiones que nos está dejando pendientes, vamos a seguir llevando adelante planes de lucha para frenar esta máquina de crear desocupados que es el macrismo”, concluyó el referente de la Tupac Amaru.