“El pedido de jury no es por mi actividad judicial, sino simple y llanamente por mi forma de pensar y ver el mundo, por mi ideología. Esto es lo verdaderamente grave. Lo que está ocurriendo es una situación institucional delicada”, dijo el juez Luis Federico Arias, titular del Juzgado Contencioso Administrativo Nº 1 de La Plata.

Las declaraciones fueron ayer al mediodía en las puertas del Juzgado, en calle 11 entre 49 y 50, donde estuvieron presentes medios provinciales y nacionales. Recibió el apoyo de gremios docentes, legisladores y concejales del FpV, y de ciudadanos que se acercaron para acompañarlo. Fue en respuesta al pedido de juicio político del diputado oficialista bonaerense Guillermo Castelló.

El día que marchó la CGT, políticos, referentes sociales, culturales, intelectuales y científicos firmaron una solicitada llamando a la unidad para “poner un freno al brutal embate al que está siendo sometida la gran mayoría del pueblo argentino” por el modelo del Gobierno de Mauricio Macri. Arias era uno de los firmantes.

Para el diputado de Cambiemos, en la solicitada “se exterioriza una animosidad manifiesta para con el espacio político al que pertenecen los actuales gobernantes y se asume una posición facciosa claramente identificada con referentes y espacios políticos”.

Arias respondió: “No es una cuestión personal, de animosidad, es una cuestión institucional grave perseguir a jueces de otro Poder para condicionar en su posición”.

“Lo que pienso y digo está en una misma dirección, siempre he tenido una coherencia en ese sentido”, dijo Arias, en referencia a haber recibido pedidos de jury en otras oportunidades con otros Gobiernos. Aunque con este tipo de avanzadas consideró que “el Gobierno erosiona y elimina las voces disidentes. Es un disciplinamiento […] una persecución política”.

Arias enmarcó la saña de Cambiemos con su persona con otros casos similares, de jueces o magistrados hostigados por Cambiemos. El juez federal Rafael Rafecas, el ex titular del Tribunal Oral Federal Nº 1 de La Plata Carlos Rozanski, y la procuradora general de la nación, Alejandra Gils Carbó, fueron algunos ejemplos.

Además, Luis Arias es uno de los nombres presentes en la lista que publicó la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, de figuras públicas víctimas del servicio de inteligencia por parte del Gobierno nacional. La lista redundó en una presentación penal de Bonafini.

Otro motivo por el que Cambiemos ubica en la mira al juez Arias es por haber dejado sin efecto la conciliación obligatoria que buscó imponer el Gobierno de Vidal para desarmar la huelga docente. Incluso el ministro de Trabajo Marcelo Villegas dejó ver su malestar al afirmar que uno de los paros de la semana que pasó “se lo debemos al juez Arias”.

El titular del juzgado ordenó que el Gobierno de Vidal se abstenga de ejercer “cualquier hecho o acto” que implique la supresión del derecho a huelga de los trabajadores afiliados docentes, a la vez que criticó las represalias de Cambiemos contra los docentes en huelga.

“Tenemos que ponernos de acuerdo si existe el derechos a huelga, que está consagrado en la Constitución. Si es un derecho no tiene por qué estar sujeto a condición alguna. Es un derecho constitucional, por lo que no tiene que tener consecuencias como los descuentos salariales o la quita de personería gremial”, objetó Arias.

“La Constitución somete todos los conflictos entre trabajadores estatales y el Gobierno a la decisión de un tribunal independiente e imparcial. Las decisiones unilaterales que adopte el Gobierno son ilegales porque no puede tomarlas siendo parte y mucho menos en represalia a su contraparte”, refutó.

Baradel: “El ataque a Arias es bochornoso”

El titular de Suteba, otro blanco demonizado por la alianza Cambiemos, presente en las puertas del juzgado, dio su apoyo al juez Arias y cuestionó que el Gobierno “no respete la división de poderes”. Dijo que el ataque al juez “es bochornoso” y expresa “el cariz autoritario” de la gestión.

Reiteró la futura medida de fuerza de la semana próxima, cuando docentes de todo el país lleven a cabo la Marcha Federal hacia Plaza de Mayo “para reclamarle al presidente Mauricio Macri y al ministro Esteban Bullrich, que son los grandes ausentes que se han escondido en este conflicto, que auman la responsabilidad que les marca la ley, que es destrabar este conflicto a nivel nacional asistiendo a las provincias con fondos nacionales”.

Dijo que se sentarán en la mesa con los funcionarios de Cambiemos “siempre y cuando sea en el marco de comisiones técnicas y no de la conciliación obligatoria”.

También refirió a la posibilidad de acudir a un tercero para dirimir con el Gobierno, luego de los acercamientos con la Defensoría del Pueblo de la provincia.

Con respecto a la presencia de la Policía bonaerense en escuelas públicas pidiendo listados de docentes que se hayan adherido al paro, sostuvo que desde el Frente Gremial Bonaerense están evaluando hacer las denuncias correspondientes.

Por último, apuntó a los anuncios de Vidal del miércoles, cuando hizo público el pago plus a docentes que no hagan paro. Dijo que fue una “práctica antidemocrática” y que garantizó la “multitudinaria movilización” que los docentes llevaron a cabo veinticuatro horas después, cuando 60 mil maestros asistieron a la Casa de Gobierno de la mandataria en reclamo por salarios dignos y paritaria nacional.

“No somos los trabajadores los que estamos queriendo desestabilizar a nadie. Lo que están haciendo el presidente Macri y la gobernadora Vidal es desestabilizar la vida de los trabajadores en cuanto a las políticas económicas que aplican”, cerró Baradel.