Vidal le mostró los dientes a la huelga docente

En su conferencia de prensa de ayer, Vidal endureció su postura contra los docentes anunciando un “pago plus” para quienes no se hayan adherido a la huelga y un “adelanto de paritaria” que ya fue rechazado por los gremios en un encuentro anterior. También anunciaron descuentos por paro. Los gremios le responden con una marcha a la Casa de Gobierno.

856

En el marco de los paros de los maestros de casi todo el país por salarios dignos, el Gobierno de María Eugenia Vidal profundizó la estrategia de la alianza Cambiemos para destruir la protesta docente y confirmar el ajuste.

Anteriormente, desde que comenzó el conflicto, recurrió a la imposición de techos salariales del 19%, campaña de trolls para deslegitimar la huelga docente, un ensañamiento con la figura de Roberto Baradel y la amenaza con descontar salarios para aquellos que adhieran a la huelga. También dictó la conciliación obligatoria para que comiencen las clases desconociendo los reclamos.

Ayer, en conferencia de prensa en la Casa de Gobierno acompañada por los ministros Hernán Lacunza (Economía), Marcelo Villegas (Trabajo) y Alejandro Finocchiaro (Educación), Vidal dio dos anuncios que dejan ver su intransigencia: un “adelanto de paritaria” de entre 1.500 a 3.750 pesos para cada docente, de acuerdo con su cargo, y un “reconocimiento extraordinario” por presentismo por única vez para aquellos docentes que asistieron a las escuelas en los siete días de paro que se cumplieron ayer en la provincia de Buenos Aires.

Vidal no dio indicios de torcer el rumbo y acercarse al 35% que piden los gremios, tras una inflación en 2016 del 42% y una inflación en febrero del 2,5% que trastocó las expectativas del macrismo de que en 2017 no supere el 18%. La postura de la gobernadora sigue la línea que bajó Mauricio Macri el lunes en la Casa Rosada a sus cercanos de cara a las medidas de fuerza de esta semana, cuando les consignó “no aflojar” y “no ceder” ante los reclamos salariales de los trabajadores. Vidal dijo que su gestión busca que los maestros “acaten la conciliación obligatoria y no hagan las medidas de fuerza”.

María Laura Torre, secretaria gremial de Suteba, dijo a Contexto que la conferencia de prensa de Vidal “generó malestar” en los gremios y “no estuvo a la altura de la magnitud del conflicto que se vive en la provincia”.

Sobre el “adelanto de paritaria”, la gremialista afirmó que “es la misma propuesta que hizo el viernes 10 y que rechazamos. Son 1.500 pesos para sueldos de 9.800”.

“Nuestra respuesta va a ser en la plaza frente a la Casa de Gobierno –siguió–, cuando miles y miles de docentes de toda la provincia nos manifestemos, para que la gobernadora entienda que el reclamo es de la docencia bonaerense en su conjunto, no de algunos dirigentes ni de un solo sindicato”.

Vidal justificó el ajuste sobre los maestros a partir del acuerdo logrado en diciembre del año pasado con los estatales que significó una marcada pérdida del poder adquisitivo para esos trabajadores. “Sé que merecen ganar mejor (por los docentes); sé que su reclamo es justo […] también sé que nos toca administrar una provincia fundida”, se defendió la mandataria.

El Frente Gremial Docente Bonaerense (Suteba, FEB, Amet, Sadop, UDA) más los cegetistas de Udocba, cumplieron ayer su séptimo día de paro luego de rechazar la segunda oferta de Vidal, consistente en un 19% en tres cuotas, que para los maestros implica mantener a amplias capas de docentes en la pobreza.

A su vez, ayer y hoy se suman al paro de 48 hs en todo el país convocado por las federaciones de gremios nacionales (Ctera, UDA, AMET y CEA), el segundo en dos semanas, y como antesala de la Marcha Federal Educativa que empieza el martes 21 y culmina el miércoles 22 en Plaza de Mayo.

El Gobierno convocó nuevamente a los gremios para hoy a las 17 hs. Luego de los anuncios de ayer de Vidal, el llamado no genera grandes expectativas.

Entre tanto, los gremios llevan a cabo una movilización a las 10 hs desde Plaza Italia, en La Plata, hasta la Casa de Gobierno en Plaza San Martín, para exigir salarios dignos y la apertura de la paritaria nacional, un derecho ganado por ley que fijaba el salario inicial para todos los docentes del país.

Al eliminar la paritaria nacional por parte del Gobierno nacional, el reclamo bonaerense sirve como principal referencia para las demás provincias del país, la mayoría de ellas con paros, a excepción de Santiago del Estero, Mendoza y San Luis (cuyo gobernador ofreció una suma del 38%, muy por encima del techo de Mauricio Macri).

El ministro de Economía Hernán Lacunza arrojó otro dardo sobre los docentes: confirmó los descuentos para los maestros que hayan hecho huelga. Dijo que para un salario básico docente (9.800 pesos), cada día de paro implica trescientos pesos de recorte, y en caso de adherir a los diez días de paro a cumplirse hacia el final de esta semana, alcanza la cifra de tres mil pesos

La conciliación obligatoria

Vidal acusó a los gremios de no acatar la conciliación obligatoria que dictó su propio Ministerio de Trabajo, una de las partes involucradas, y que avaló la Cámara en lo Contencioso Administrativo de La Plata.

El Frente Gremial Bonaerense interpuso la nulidad a la resolución de la Cámara recusando a los jueces “respecto a la ilegal conciliación obligatoria pretendida por el Ejecutivo provincial, por lo cual y hasta tanto exista rechazo o confirmación de la nulidad planteada se encuentra vigente la orden del juez de primera instancia Luis Arias que impide al Poder Ejecutivo ordenar la conciliación obligatoria”, explicaron en un comunicado.

En diálogo con Contexto, el juez en lo Contencioso Administrativo de La Plata, Luis Arias, afirmó que según el artículo 39 inciso 4 de la Constitución de la provincia de Buenos Aires, “todos los conflictos entre los trabajadores estatales y las autoridades estatales deben ser resueltos por un tribunal independiente e imparcial”.

“El Gobierno no delegó esta cuestión en un tribunal porque sería perder poder al respecto”, dijo Arias, y agregó: “La conciliación obligatoria siempre supone la existencia de un tercero”.

“Cuando el Estado es parte del conflicto, no puede disponer una conciliación obligatoria, porque lo hace de acuerdo a su conveniencia y no para resolverlo”.