Vecinos de Villa Elvira denuncian conflictos con ABSA y abandono estatal

Vecinos del barrio 19 de febrero, delimitado por la diagonal 690 y las calles 122 y 90, denuncian que crece la ausencia del Estado, al tiempo que la empresa semiprivada ABSA no responde sus pedidos y las casas se ven desbordadas por las cloacas.

475

Son doscientas familias las que forman parte de este barrio de Villa Elvira que, con alrededor de treinta años, ven sus calles y los servicios decaer de forma constante en el último año y medio. Los frentistas denuncian que Julio Garro nunca pisó el 19 de febrero y que el delegado Federico Molla no se compromete en solucionar de forma concreta los problemas.

Molla viene del Frente Renovador, pero se sumó al equipo de Garro tras la salida de Daniel Quiroga. Recientemente, el actual referente comunal de Villa Elvira fue puesto en la mira cuando se viralizó un audio sobre una posible nueva inundación en La Plata. La responsable de enviarlo señaló en su momento que la información se la había brindado este delegado.

Cloaca descubierta en la plaza del barrio 19 de febrero.

Ante la escasa presencia estatal, se encuentran entonces con falta de limpieza, grandes pastizales en un terraplén, basura acumulada en las calles con todo tipo de animales (desde ratas hasta lagartos) desfilando por el barrio, la plaza en un descuido total, un arroyo contaminado y sin cerco correspondiente.

Los vecinos explican que, una vez que visibilizan los hechos mediáticamente, aparecen las respuestas, pero cuando hacen los reclamos correspondientes en los organismos responsables nadie les soluciona los problemas.

“Antes de que vengan los medios por las calles no podías pasar, había cráteres y piletones. El barrio de enfrente no se veía por los pastos. Debido al ruido que hicimos vinieron, pero la sensación es que son todos parches”, sostuvieron nucleados en la plaza del 19 de febrero.

Hoy el problema que más preocupa en este barrio es la situación con la red cloacal, que se ve desbordada, y la falta de presión de agua que tienen sus casas. El principal responsable resulta ser ABSA, empresa con el 90% del paquete accionario perteneciente al Estado provincial y el 10% al Sindicato de Obras Sanitarias, a quienes les presentaron reclamos y notas, pero no solucionaron nada.

“La Provincia como garante del servicio debería tomar cartas en el asunto, porque ABSA es una empresa privada pero el garante es la Provincia. Por eso también le escribimos al ente regulador, pero por ahora respuestas no hubo ninguna”, denunció uno de los frentistas.

La explicación que encuentran los vecinos es que el crecimiento de la ciudad, al igual que de los barrios aledaños y la falta de inversión, hicieron que la red de esta zona no dé abasto, pero de parte de ABSA no les brindan ni solución ni información.

“No nos dan una respuesta. No nos explican cuál es el problema de fondo y por qué de repente, de la noche a la mañana, tenemos este problema. Esto pasa en todo el barrio, no es sólo una manzana”, sostuvo una de las vecinas de esta localidad.

“Tenemos la mínima presión de agua, las cloacas colapsadas y que no llueva fuerte como el otro día porque rebalsa todo”, comentó un vecino, y agregó “lo que pasa ahora en treinta años no pasó nunca”.

Golpes y amenazas ante los reclamos

Los vecinos se reúnen una vez por semana para ver cómo solucionan las diferentes problemáticas que aquejan al barrio. Algunos se volvieron voceros ante los medios para contar qué es lo que pasa en el 19 de febrero y los diferentes reclamos que están llevando a cabo organizados en asamblea.

Una de las referentes es Natalia García, quien tras hacer pública la situación fue golpeada a metros del terraplén. Al volver a hablar fue amenazada nuevamente a través de mensajes de texto, y hace unos días recibió un mail anónimo. “Si seguís jodiendo con la zanja, te vamos a tirar en una”, le dijeron, al tiempo que le brindaban detalles de la denuncia policial que hizo tras el ataque recibido.