El cinismo de un golpista

Aloysio Nunes, el nuevo canciller brasileño, tildó de “dictadura” al Gobierno de Nicolás Maduro. La canciller venezolana Delcy Rodríguez aseguró que “Nunes traicionó al pueblo de Brasil y se empleó al servicio de las oligarquías”. Oscar Laborde, parlamentario argentino del MERCOSUR, señaló que el diplomático brasileño no tiene “autoridad moral” para criticar a Venezuela.

1524

Por Héctor Bernardo

En su intento de agredir al Gobierno de Nicolás Maduro, y de expulsar a Venezuela del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), el Gobierno brasileño del golpista Michel Temer y el argentino de Mauricio Macri no cesan en su ataque contra Venezuela.

En un acto cargado de cinismo, el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Aloysio Nunes, tildó de “dictadura” al Gobierno de Maduro y aseguró que Venezuela “desbordó la normalidad democrática”.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, respondió que “Aloysio Nunes traicionó al pueblo de Brasil y se empleó al servicio de las oligarquías golpistas y corruptas que arremeten contra el pueblo”.

“Es repudiable y despreciable que un funcionario de la dictadura de Brasil pretenda emitir juicio sobre la vigorosa democracia venezolana”, remarcó Rodríguez.

En la misma línea, y en diálogo con Contexto, el diputado del Parlasur Oscar Laborde aseguró que “lo de Nunes es de una hipocresía absoluta y muestra el desparpajo con que se mueven estos personajes, por la protección mediática que tienen en cada lugar. Un ministro que es parte de un Gobierno que asumió por un golpe contra a una presidenta democráticamente electa tiene cero autoridad moral”.

“Está claro que el intento de exclusión de Venezuela del MERCOSUR y el impedimento de que entre Bolivia no le favorecen ni a Brasil ni a Argentina, que necesitan vender sus productos, pero lo hacen igual por un mandato de Estados Unidos”, afirmó.

Laborde remarcó que “todos estos Gobiernos neoliberales tienen una matriz que se repite, incluso hay aspectos que parecen burdos. El ex presidente de Chile, el actual presidente de Paraguay y el presidente de Argentina fueron antes dirigentes de clubes muy populares: Libertad de Paraguay, Colo-Colo de Chile y Boca de Argentina. Así se posicionaron, para luego poder ser candidatos y llegar a los Gobiernos”.

“También, la estrategia para intentar evitar que vuelvan presidentes que llevaron adelante procesos populares se repite en muchos de estos países. La posibilidad de que vuelva Fernando Lugo en Paraguay, Lula en Brasil y Cristina Fernández en Argentina es muy grande. Ante ese panorama, tratan de proscribirlos. En esa estrategia, el rol del sistema judicial es clave”, señaló.

Por último, el parlamentario del MERCOSUR remarcó que “se repiten las características de las derechas, el accionar del Poder Judicial, el rol de los medios y el planteo económico. Cuando uno pone modelo sobre modelo, en cada uno de esos casos ve con claridad esa matriz que está impuesta desde fuera de la región”.