Luego del fuerte precedente marcado en octubre de 2016, los choferes de la línea Este volvieron a plantear el conflicto que mantienen con el empresario Osmar Corbelli, propietario de Expreso La Plata, tras el despido de cinco trabajadores sin ningún tipo de justificación, la no reincorporación de otros dos y el incumplimiento de casi la totalidad de reclamos pautados durante la huelga del año pasado.

Si bien el gremio conducido por la agrupación El Bondi anunció que por el momento no llevarán este problema a un nuevo paro, no descartan la posibilidad de tomar medidas de fuerza acordes a cómo se desarrolle la situación.

“Cuando culminó la primera huelga se había labrado un acta donde especificaba que no iba a haber despidos, que todo volvería a ser tal como era al momento antes del paro. La solución estaba. Ahora arrancamos por cinco despidos nuevos y sueldos que no se están pagando”, dijo a Contexto Ezequiel Carone, chofer de la línea Este y miembro de la agrupación El Bondi, surgida como consecuencia de la falta de representatividad sindical que varios choferes denunciaban el año pasado cuando comenzaron los despidos en la empresa El Expreso.

“No tienen nada para justificar nuevos despidos. A algunos compañeros ni siquiera les llegaron los telegramas de despidos”, dijo Carone, y remarcó que de la lista de pautas a resolver presentadas el año pasado, la empresa apenas cumplió con algunos arreglos a los coches de la línea.

“Hicieron un 10% de lo que estábamos pidiendo. Hacemos responsables, una vez más, a la empresa. Hoy tuvimos una charla con Julio Garro y dijo que se encargaría, pero siempre te dicen que sí y cuando te das vuelta te dicen que no”.

En tanto, El Bondi brindó ayer una conferencia de prensa en la sede platense de SUTEBA donde oficializaron el conflicto. “Laboralmente sigue igual todo. Sólo mejoraron una cabecera, pero los coches en su mayoría siguen iguales. Siguen despidiendo y suspendiendo compañeros. A los últimos tres que echaron, lo hicieron con la excusa de que estaban trabajando a reglamento”, había explicado durante la conferencia Federico Giordano, uno de los choferes de El Bondi, respecto de la decisión del gremio durante las protestas de trabajar acorde al reglamento, y atenerse al horario que conlleve respetar cada una de las condiciones reglamentarias de los choferes.

“Es algo totalmente ilógico, ya que es el propio reglamento dictado por el Ministerio de Trabajo”, dijo Giordano, y remarcó que el servicio del Este sigue siendo deficiente. “En horarios pico se puede esperar el micro hasta media hora porque no pasa; las unidades son un desastre, tienen más de diez años de antigüedad”, agregó Giordano.

En noviembre de 2016 –luego de que los choferes encabezaran un paro de veintidós días– se dictó una medida cautelar que obligaba a la empresa a retrotraer los despidos y las suspensiones, el cese de la persecución laboral y el mejoramiento de las condiciones de trabajo. Sin embargo, la empresa no cumplió con lo pactado y, por esta razón, los trabajadores se encuentran difundiendo su problemática.

En cuanto a las acciones que tomarán en las próximas semanas, los choferes aclararon que por estas horas quieren “visibilizar el conflicto” antes de tomar una medida de fuerza “que perjudique a los usuarios”. Por lo que de momento anunciarán asambleas y repartirán volantes en calles céntricas de La Plata para dar a conocer sus reclamos pero no interrumpirán el servicio.

Cabe recordar que el empresario Osmar Corbelli, en la actualidad, posee el 80% del transporte público de la ciudad de La Plata, con la línea Este incluida.