Padres en apoyo a los docentes: “Así les enseñamos a luchar por la escuela pública”

En una inédita medida de apoyo a los docentes que adhirieron al paro, padres y alumnos de primaria del Normal 1 de La Plata se concentraron frente a la escuela.

4599

Casi dos centenares de mamás, papás y sus hijos que asisten a la escuela primaria del Normal 1 de La Plata llevaron adelante el lunes una inédita medida de respaldo al paro de 48 horas que cumplieron masivamente maestros de casi todo el país en defensa de la educación pública, y en reclamo de la convocatoria a paritarias nacionales docentes. En la provincia, la protesta busca quebrar el 18% que ofrece la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, y que Cambiemos intenta imponer como techo para las discusiones salariales.

Con carteles hechos, en algunos casos, por los propios chicos, coloreados, o simplemente frases sobre un cartón con fibra negra, se dieron cita poco antes de la una de la tarde en la entrada de esa escuela ubicada en el corazón platense, frente a la Catedral, sin obstaculizar el ingreso al establecimiento.

“Yo apoyo el paro docente”, “Que se cumpla la Ley de Paritarias nacionales”, “El futuro está de paro”, “Salarios dignos para los docentes”, “Mientras haya maestros de pie, no habrá pueblos de rodillas”, eran algunas de las pancartas que alzaban el lunes al mediodía muchos niños y sus padres.

“Somos papás y mamás a quienes no nos parecía bien empezar las clases como si nada, cuando hay dos días de paro y movilización por mejoras salariales. Nos parecía importante manifestar nuestro apoyo a los que están dentro y a los que están movilizados”, explicó a Contexto Ana, una de las mamás presentes.

“Queremos manifestar el apoyo de los padres a los docentes porque sentimos que muchas veces están muy presionados y seguro que adentro hay docentes que quisieran parar pero no pueden afrontar un descuento de 650 pesos por día”, afirmó Ana antes de asegurar que “apostamos a la educación pública en todos sus niveles”.

“Queremos manifestar el apoyo de los padres a los docentes porque sentimos que muchas veces están muy presionados y seguro que adentro hay docentes que quisieran parar pero no pueden afrontar un descuento de 650 pesos por día.”

“Siempre la paritaria nacional docente fue un punto de partida para los demás trabajadores. Y como trabajadores que somos, sabemos que hay un gran conflicto y tenemos que mostrarlo. Si decidíamos que los chicos no vinieran al colegio, quedaba invisible. Acá hay un conflicto que nos atañe a todos, no solamente a los docentes”, agregó a su lado Alejandro, papá del pequeño que va 2ºC, de donde surgió la idea de este grupo de “padres autoconvocados”.

“De alguna manera es acompañar el paro. Muchos de los padres somos docentes”, aseguró Carlos, padre de dos hijos, uno en primaria y otro en secundaria, mientras terminaba de escribir sobre un cartón uno de los eslóganes de apoyo a los maestros.

Históricamente en el Normal 1 los docentes se plegaban a los paros en los tres niveles: jardín, primaria y secundaria. Pero este año los del nivel primario decidieron dictar clases y no adherir al paro nacional de 48 horas convocado por los seis gremios docentes, empezando por la Ctera y Suteba en la provincia.

Cecilia, mamá de tres nenas de tres, cinco y nueve años que son alumnas del Normal 1, no dudó en reafirmar a este medio su adhesión al paro docente: “Los maestros merecen un sueldo digno y hay que acordarse de que tienen cuatro horas con 30 o 35 chicos y siguen en su casa”, dijo.

“Siempre voy a apoyar a los maestros y creo que hoy en día los maestros de primaria de esta escuela están adentro por los descuentos, por eso los voy a apoyar desde mi lugar, porque se trata de la educación de mis hijas”, sostuvo esta joven mamá.

Acompañada también por sus tres hijos, dos varones de siete y nueve años y una nena de cinco, Vanesa dijo a Contexto que esta medida dispuesta por un grupo numeroso de padres “es una forma de ayudar a los docentes que fueron apretados por el Gobierno. Es una forma de luchar y de enseñarles a ellos a luchar, porque esta es nuestra escuela”, afirmó señalando a sus hijos pequeños que estaban trepados a la reja del colegio.

“es una forma de ayudar a los docentes que fueron apretados por el gobierno. Es una forma de luchar y de enseñarles a ellos a luchar, porque esta es nuestra escuela.”

La convocatoria a apoyar la huelga docente, que también tuvo lugar en otra escuela de la ciudad, surgió el sábado cuando un grupo de padres propuso concentrarse en las puertas del Normal con carteles de respaldo a los maestros.

“Vamos a ir a la escuela, pero no vamos a ingresar. Allí estaremos para demostrar que para nosotros la escuela pública está pasando un grave momento. Nuestros hijos no empiezan. Nos solidarizamos con los docentes en lucha y con aquellos que estén adentro de la escuela y no hayan podido adherirse al paro por diversas razones”, afirmaron en un texto que circuló por las redes sociales.

¿Dejarías a tu hijo con un voluntario en el aula?

El 24 de febrero, el integrante del PRO Mariano Bronenberg, teniente coronel retirado del Ejército que integró la inteligencia militar, instó a Vidal a convocar “voluntarios” para reemplazar a los docentes en huelga. “Seré voluntario no rentado para empezar las clases en fecha”, anunció ese oficial de inteligencia desde su cuenta en Twitter.

A Vidal la idea le encantó y entonces el 1° de marzo anunció que convocaba a 60.000 voluntarios. Ante el inmediato rechazo de muchos dirigentes de la oposición, como los intendentes de La Matanza, Avellaneda o Ensenada, la gobernadora reculó y dijo que darían “apoyo escolar en clubes y centros sociales”, no en las aulas. El secretario de Cultura y Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, aseguró que estaba abierta la “inscripción online”.

Pero en la calle, para los padres de a pie que defienden la educación pública, la cuestión no es tan sencilla. Reemplazar a un docente formado por un voluntario que no sabés quién es no convence a nadie, ni siquiera a los padres que critican el paro, aseguraron varias madres.

“No, no las dejaría con un voluntario”, afirmó Cecilia, e hizo hincapié en la importancia que tiene el vínculo de confianza que los niños van estableciendo con sus maestros a lo largo del año y no en unos días.

Vanesa, madre, ama de casa y estudiante de Trabajo Social, dio una respuesta igual de tajante: “No, de ninguna manera los dejaría con voluntarios en el aula. No podés dejar a tus hijos en manos de gente extraña”.

“La educación se defiende. Los padres paramos en apoyo a los maestros”, reafirmaron las mamás y los papás que junto a sus hijos de primaria estuvieron el lunes frente a la entrada del Normal 1, donde una vez iniciado el turno tarde se pararon en la escalinata de esta escuela, otrora de señoritas, para mostrar sus carteles al grito de “¡Escuela pública, presente!”.