En un capítulo más del ensañamiento del Poder Judicial con el entorno de Cristina Fernández de Kirchner, ayer se presentaron sus hijos Florencia y Máximo Kirchner a declarar por la causa “Los Sauces”. En las primeras horas de la mañana, los hijos de la ex presidenta arribaron a los tribunales de Comodoro Py para presentar dos escritos donde manifestaron que la indagatoria no se trata de un “problema jurídico” sino que constituye “un ejemplo liso y llano de persecución política”. Allí, los hermanos fueron acompañados por centenares de militantes y referentes políticos que brindaron apoyo ante la presión del aparato judicial.

“Es un capítulo más de la persecución montada por el partido judicial. Obedece al odio más profundo por parte de los grupos económicos, Magnetto y centralmente del Gobierno. Esto tiene que ver con una ecuación que no puede resolver el poder en la Argentina y que se resume en Cristina Fernández de Kirchner. Al ver el respaldo hacia ella que, en vez de menguarse, crece, obviamente genera contraste contra un Gobierno que se desploma. La figura del presidente no encuentra piso, como consecuencia de sus políticas económicas”, dijo a Contexto el diputado y referente de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, quien estimó que en la Argentina “hay un contexto de movilización y rechazo a las políticas de Gobierno” y que “obviamente Cristina Fernández de Kirchner es la que puede acumular esa oposición”.

Entre las columnas de agrupaciones políticas que acompañaron la citación a Comodoro Py de los hermanos Kirchner, se hicieron presentes también la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, Edgardo Depetri, Mariano Recalde, Amado Boudou y Nilda Garré, entre otros ex funcionarios y dirigentes.

Asimismo, otra de las referentes políticas que decidió movilizarse a Comodor Py fue la concejala platense del Frente para la Victoria, Florencia Saintout, quien definió que el país se encuentra en un “momento tremendo de persecución política”.

Saintout sostuvo: “Esta es la forma más siniestra, al meterse con los hijos de Cristina. Esto va contra un proyecto político. Es una persecución con objetivos políticos. Es grave en términos de nuestra democracia. Es un mensaje para toda la oposición: si te oponés, se te va a perseguir”.

A su vez, la decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP formó parte de los trescientos concejales de toda la provincia de Buenos Aires que firmaron un comunicado de apoyo tanto a Cristina Fernández de Kirchner como a Florencias y Máximo, por lo que definen como un acto de “persecución política, mediática y judicial”.

Por otro lado, la senadora Mónica Macha, junto al referente de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella y la periodista Gabriela Cerruti, también se acercaron a acompañar a los hermanos Kirchner a los tribunales, y luego se sumaron a la masiva movilización de docentes que tuvo lugar ayer en la Capital Federal.

“Esto nos deja la plena sensación de una avanzada del aparato judicial sin argumentos, con la intención de intentar disciplinarnos. Lo de Máximo y Florencia va en esa dirección, así como lo que deberá enfrentar Cristina hoy”, expresó Macha a Contexto respecto de la citación que hoy deberá enfrentar Cristina Kirchner, y añadió: “Este acompañamiento fue para poder estar ahí cerca y mostrar que después de tanto avasallamiento de derechos impune somos muchos y tenemos en claro cómo viene la mano. A causa de ese nivel de impunidad, esa vida que construimos doce años se encuentra seriamente amenazada”.

En esta línea, Martín Sabbatella expresó a través de redes sociales: “Esa alianza del Gobierno con el partido judicial y los medios está avanzando contra la democracia, persiguiendo a dirigentes de la oposición”.

Por su parte, la legisladora y periodista Gabriela Cerruti habló con Contexto sobre cómo esta maniobra judicial contra la ex presidenta podría o no desviar el foco de atención mediático del conflicto docente que esta semana se manifestó a través del paro de 48 horas: “Les será muy difícil tapar lo que está sucediendo con los docentes. Cuando nos fuimos de tribunales a la marcha docente nos encontramos con cien mil personas en las calles”.