Cerca de mil efectivos desalojaron ayer la fábrica ex Petinari luego de que la gobernadora María Eugenia Vidal vetara la expropiación en abril pasado. De esa forma, los 120 trabajadores de la metalúrgica quedaron en la calle.

Si bien en 2015 la Legislatura bonaerense había aprobado la expropiación de la ex Petinari e Hijos de manera unánime en ambas Cámaras, en abril la gobernadora rechazó la ley, lo que puso en jaque a los trabajadores otra vez.

El proyecto había sido presentado por el diputado provincial del FpV Miguel Funes, y tras un año de autogestión los ex empleados nucleados en la cooperativa Acoplados del Oeste (ADO) con la expropiación conservaban de manera formal sus puestos y legalizaban el trabajo que venían realizando.

“A través del veto de Vidal empezaron los problemas con los desalojos”, explicó Jorge Gutiérrez, presidente de ADO, en diálogo con Contexto. Fue entonces cuando las órdenes judiciales comenzaron a llegar. Lograron prorrogarse, pero el último rechazo de todo desalojo se venció hace una semana, por lo que ayer se efectivizó y 120 trabajadores quedaron en la calle.

“Después de dos años de autogestión volvimos a resistir en la vereda y los dueños están adentro de la fábrica”, dijo a Contexto Luis Becerra, delegado de la fábrica.

Los dueños dejaron gran cantidad de deudas, tanto con el Estado como con sus empleados, al tiempo que realizaron un vaciamiento en la fábrica. Desde que se conformó la cooperativa, los trabajadores pudieron mantener y garantizar el proceso productivo de manera autogestiva.

“Vidal lo vetó y le quitó una herramienta importante a la cooperativa, y ahora estamos peleando desde la Cámara de Diputados para que podamos rechazar el veto”, comentó a Contexto Funes, quien explicó que hoy este proyecto se encuentra en la Comisión de Asuntos Constitucionales y de Justicia. Para darle un dictamen en comisión se necesita el apoyo de otras fuerzas políticas, pero desde el FpV pedirán que se trate directamente en este recinto.

Funes, junto con la legisladora bonaerense Karina Nazabal, los concejales Patricia Alves y Walter Beltrán del mismo partido, y diferentes referentes del cooperativismo, acompañaron ayer a los trabajadores y participaron de reuniones con el intendente Gustavo Menéndez, a quien solicitaron su apoyo.

Por otra parte, los abogados de ADO viajaron a La Plata para solicitar una reunión con las autoridades del Ministerio de Trabajo, encabezado por Marcelo Villegas, donde les “habían asegurado que tras el veto no iba” a haber desalojo. “Hoy acá tenemos la respuestas a los pedidos de la patronal”, sostuvo Becerra.

En ese sentido, el presidente de la cooperativa explicó que “una semana antes del rechazo se juntaron la empresa con el Ministro Villegas de la gobernadora y a través de eso se decidió el veto”.

“Entendemos que esto que sucede hoy forma parte de la anuencia y de la ausencia del Estado nacional y provincial, en donde los sectores empresariales de la economía concentrada vuelven a tomar el poder dentro de nuestro país y particularmente dentro de la provincia de Buenos Aires”, denunció el legislador bonaerense.

Funes destacó que en esta región, al igual que en el resto del país, la caída del consumo, de la mano de la pérdida del poder adquisitivo, la apertura de importaciones y la falta de apoyo estatal, generó una fuerte crisis en el sector industrial.

A esto hay que sumarle que hace casi tres meses que en la provincia de Buenos Aires el Ministerio de Producción se encuentra acéfalo y muchas de las medidas de este área son derivadas a Agroindustria, encabezada por el ex Monsanto Leonardo Sarquis.

Funes destacó que “preocupa que la gobernadora comience a vetar de forma sistemática leyes que son el paraguas para los trabajadores de toda la provincia de Buenos Aires”.

Cabe destacar que María Eugenia Vidal en poco más de un año usó sus facultades de gobernadora para echar por tierra cinco expropiaciones, presentadas todas por diputados del peronismo y el kirchnerismo, que beneficiaban a diferentes cooperativas y asociaciones civiles.