La lucha contra el recorte a la ciencia iniciada en diciembre no se detuvo y ayer volvió sacar a científicos e investigadores de todo el país a las calles. En esta ocasión, al igual que en diferentes puntos de la Argentina de manera simultánea, la Asamblea de Ciencia y Técnica de La Plata desarrolló una feria didáctica abierta a toda la comunidad platense en las escalinatas del Pasaje Dardo Rocha.

Muestras microscópicas de investigación en insectos, restos fósiles de diversas especies animales, estudios sobre plantas y alimentos y hasta un telescopio abierto a cualquier transeúnte para observar los astros fueron algunos de los variados elementos que la comunidad científica sacó a la calle ayer en las primeras horas de la mañana. A su vez, se desarrollaron charlas instructivas sobre diversos campos de conocimiento e investigación, como soberanía energética, desarrollo de nanotecnología o ciencias de la comunicación, entre otras.

“A nuestra ciencia se la está recortando con las excusas más variadas. Tal vez la más tremenda es escuchar que los científicos vamos a ser evaluados por los puestos de trabajo que creemos. Eso deja una porción muy limitada de nuestros profesionales. Es decir, sólo va haber lugar para tecnología vendible”, dijo a Contexto Roberto Salvarezza, ex presidente del CONICET, quien se presentó a acompañar la feria, que contó con una radio abierta encabezada por comunicadores de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP. Cabe señalar que la casa de estudios colaboró con la organización y difusión de la feria.

“El modelo de país que está planteando el actual Gobierno tiene un correlato en el área de ciencia y técnica que es muy claro. Un país que no está interesado en desarrollar tecnologías que le den soberanía, como es el caso de la soberanía alimentaria, y que va a tomar ese conocimiento del exterior y de las multinacionales, comprado, tiene que achicar su modelo científico”, dijo Salvarezza, y agregó: “Lo que está generando el Gobierno es un modelo para un grupo reducido de empresas, para que le pongan plusvalía a algunos productos y los vendan. Macri quiere que las multinacionales hagan investigación barata en Argentina y luego la terminen capitalizando ellas con las regalías”.

Uno de los puntos más preocupantes del ajuste del macrismo es la valoración de los diversos campos de investigación, quitando jerarquía al orden de las ciencias sociales. “Debemos retrucar esta idea de Lino Barañao y Ceccatto donde dicen que no hay que ser ‘medievalista’ y que no hace falta determinado tipo de ciencia básica para el desarrollo del país. Lo que él quiere es un tipo de país sometido que consuma los productos de afuera”, dijo a Contexto el delgado de ATE en CONICET, Flavio Sives.

El referente remarcó que avanzaron con un recorte del ingreso para el presupuesto 2017 y que todavía se está discutiendo el reingreso de los quinientos profesionales despedidos a fines del año pasado.

La jornada que copó la totalidad del espacio de entrada al Pasaje Dardo Rocha de La Plata congregó a científicos y trabajadores de diversos campos de las ciencias exactas y las ciencias sociales, unidos bajo la consigna de pelear contra un ajuste que representa el freno a más de diez años de inversión en ciencias en Argentina.

Fernanda Álvarez es investigadora del CONICET y miembro del Instituto de Limnología de la UNLP, especializado en estudios de suelo y agua. En diálogo con Contexto expresó: “Lo que vivimos es un retroceso después de muchos años de crecimiento. Y los científicos vamos a tener que salir cada vez más a la calle porque no somos un estamento aparte de la sociedad. Nosotros también somos trabajadores del Estado y esto tiene que ser visible”.

En esta línea, Victoria D’amico, socióloga e investigadora de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, señaló: “No se trata de una cuestión laboral para nosotros, sino que nuestra decisión de cómo producir conocimiento en el sistema científico nacional tiene que ver con que queremos que el uso de lo que pensamos y producimos sea un uso social, con aplicación para toda la comunidad”.

Asimismo, la feria contó con la presencia de diferentes referentes del ámbito académico y la política, tal es el caso de la decana de la Facultad de Periodismo y concejala del Frente para la Victoria platense, Florencia Saintout: “Los medios hegemónicos quieren aislar el problema como ‘el conflicto científico’, como si la ciencia fuera un problema sólo de los científicos. Hoy estos científicos que están acá están peleando por el derecho a la ciencia de todo un pueblo. Con eso hay que ir a discutirle a los medios.”

Las actividades contaron con la presencia de profesionales de las áreas de investigación del CONICET, la UNLP y la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires, en campos como la matemática, química, física, biofísica, sociología, astronomía, biodiversidad, geología de volcanes, hidrogeología, geofísica, astronomía, cambio climático, control biológico de plagas, preservación de germoplasma, tecnologías ambientales para el tratamiento de residuos, entre otras.