Por Contexto

Mientras los funcionarios de María Eugenia Vidal llegaban tarde a una nueva reunión paritaria con los gremios docentes –un encuentro que ellos mismos habían convocado para las 17hs– para luego no hacer ninguna propuesta, la gobernadora llamaba de manera oficial a los autodenominados “voluntarios contra el paro” desde el Espacio Clarín de Mar del Plata. La nota podría terminar acá y estaría todo dicho. Qué más agregar…

Pero algo más se puede decir. La jornada comenzó mal cuando las primeras líneas del Frente Gremial –los seis sindicatos más importantes del territorio bonaerense– debieron esperar por al menos dos horas a los ministros de Cambiemos, que avisaron que estaban demorados.

“No encontrábamos a BULLRICH…Ahora no encontramos a los funcionarios de la Pcia BsAs ???Hace desde las 17 hs esperando”, puso durante la espera María Laura Torre, secretaria gremial de SUTEBA en su cuenta de Twitter. El texto iba acompañado de las fotos de los representantes de los maestros sentados en la mesa semivacía del Ministerio de Economía.

Otro que usaba la red social del pajarito era Alberto De Fazio, ex senador provincial del FpV. “Me jodés que mientras los docentes esperan en La Plata la paritaria, Vidal está en Mar del Plata en el Espacio Clarín con todo vallado?”, ponía, visiblemente indignado.

No era un chiste. Efectivamente, en La Feliz, Vidal cumplía con su compromiso asumido con el multimedio que conduce Héctor Magnetto. Y no se trataba de una participación inocua: desde ese púlpito hacía propia la provocación a los docentes que habían empezado a través de las redes sociales los trolls del macrismo con el hashtag #VoluntariadoDocenteNoAlParo, hecho que ya fue abordado por Contexto.

“Fueron sesenta mil personas que se ofrecieron a estar en las escuelas para que el lunes hubiera clases, aun con el paro. Quiero agradecerles de corazón porque no se quedaron en la disconformidad o en la protesta, pusieron una parte de ellos mismos para ayudar a los demás”, dijo Vidal.

“Va a ser muy importante tener a los voluntarios ahí. Habrá un registro abierto de voluntarios para que puedan acompañar a nuestros chicos desde otro lugar”, añadió. La iniciativa no estuvo exenta de ironía: Vidal explicó que ese “apoyo escolar” –así definió la tarea– podría darse en “comedores, municipios, asociaciones vecinales, clubes de barrio”, todas instituciones que vienen reclamando, sin éxito, la atención del oficialismo nacional y provincial desde 2016.

Para darle más cuerpo a la confrontación, Vidal hizo un posteo en su muro de Facebook, en el cual avisaba que se lanzaba “Mi Parte por la Educación”, un formulario online “para que todos los que quieran aportar a la educación de nuestros chicos puedan sumarse a dar clases de apoyo”.

Es decir, el voluntariado pasó de ser algo espontáneo el viernes a ser una plataforma virtual, con nombre y todo, el martes. Qué velocidad. La idea ya está activa en el portal de la cartera educativa. Por lo visto, la energía estuvo puesta en eso y no buscarle la vuelta al ofrecimiento de mejora salarial.

Finalmente, el encuentro en La Plata sufrió una nueva postergación cuando los enviados de Vidal pidieron un nuevo cuarto intermedio para llevar algún esquema distinto la próxima vez. “No hubo propuesta salarial”, confirmó Roberto Baradel, titular de SUTEBA, tras el levantamiento de la discusión, entre incrédulo y enojado.

Por su parte, Mirta Petrocini, titular del gremio FEB, ratificó la adhesión del Frente Gremial al paro nacional para los días 6 y 7 de marzo en pedido de una paritaria de todo el país. En Capital Federal, además, Rodríguez Larreta, sucesor de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires, imitaba los pasos de Vidal y también dejaba naufragar su reunión con los sindicalistas porteños.