La Mesa Directiva del Parlamento del Mercado Común del Sur (Parlasur) decidió por unanimidad que los parlamentarios venezolanos deben incorporarse al organismo y rechazó la expulsión de Venezuela del Mercosur.

La decisión de apartar al Gobierno de  Nicolás Maduro del Mercado Común del Sur (Mercosur), tomada por los cancilleres de Argentina, Brasil y Paraguay, recibió un duro golpe con la decisión del Parlasur.

El Gobierno argentino de Mauricio Macri y el brasilero del golpista Michel Temer, con la complicidad del mandatario paraguayo Horacio Cartes, impulsaron una injusta sanción contra Venezuela, y decidieron arbitrariamente expulsarla del Mercosur en diciembre de 2016.

La medida, que carecía de fundamentos legales, fue rechazada por el Gobierno venezolano, que declaró que la expulsión era ilegal y sigue considerándose miembro pleno del organismo.

La semana pasada, la Mesa Directiva del Parlasur le dio la razón al Gobierno bolivariano y decidió, por unanimidad, que sus parlamentarios deben incorporarse.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, aseguró que “el Parlasur decidió no reconocer las acciones sin asidero jurídico acometidas por la Triple Alianza (Argentina, Brasil y Paraguay) contra Venezuela”.

En diálogo con Contexto, el diputado del Parlasur Oscar Laborde aseguró que “la aprobación de parte de la Mesa Directiva de la permanencia de Venezuela es un hecho político muy importante y demuestra el valor del Parlamento del Mercosur. Además, demuestra el espíritu general existente en ese espacio, más allá de las posiciones políticas. Hay que tener en cuenta que en la Mesa de Directiva del Parlasur también están representadas las derechas de los países que la integran, y, más allá de eso, por unanimidad se aprobó que los parlamentarios de Venezuela se incorporen y se insiste que el Estado venezolano permanezca en el Mercosur”.

“Esta decisión es fundamental para que rápidamente vuelva Venezuela al Mercosur y se acelere la incorporación de Bolivia”, agregó.

Por último, Laborde remarcó que “está demostrado que la región prosperó más en términos económicos cuando el Mercosur funcionó más activamente. Con el intento de separar a Venezuela e impedir el ingreso de Bolivia se atenta contra ese progreso”.