Por Gabriela Calotti

Con temperaturas superiores a los 32 grados y sensación térmica de más de 40, vecinos de diversos puntos de la ciudad vienen sufriendo reiterados cortes en el suministro eléctrico que supuestamente debe garantizar la distribuidora EDELAP, que no tardó en aplicar los aumentos del 400% en las tarifas con pagos que pasaron de ser bimestrales a mensuales.

Vecinos de Villa Sicardi, del barrio El Carmen, La Loma, Gonnet, Los Hornos, Villa Elvira y de diversos puntos del centro de la ciudad, como Plaza Italia, inmediaciones de Plaza Paso o Plaza Rocha, padecieron no sólo los cortes provocados tras el temporal de principios de febrero, sino que en los últimos días siguieron sufriendo cortes de luz o baja tensión en la red, lo que aumenta el riesgo de que se quemen los electrodomésticos, sin contar con los víveres, que al perder la cadena de frío sencillamente tienen que tirar a la basura.

Carolina hace dos días que está sin luz. Cansada de hacer el reclamo telefónico sin lograr obtener respuesta alguna por parte de la empresa, se fue a dormir a la sede de EDELAP, en Diagonal 80 y 5. “Hace dos noches que duermo por el calor, no se puede estar en el departamento, y a eso se le suma que no puedo cocinar, bañarme, nada”, dijo la joven vecina de diagonal 74 entre 54 y 55.

“Hace tres días se cortó la luz y volvió anoche a las diez y media de la noche. Los problemas son estructurales, no se arreglan con parches”, afirmó María Macarena Gil, vecina de Villa Sicardi a Contexto frente a las puertas de la empresa de servicios.

El temporal del sábado 4 de febrero dejó sin luz a más de 100.000 hogares de la región. En Villa Sicardi, por ejemplo, “estuvimos una semana sin luz ni agua porque no se podían prender las bombas”, recordó Gil.

“La empresa no contesta a nadie. Llamás por teléfono, te atiende una máquina y te da un numero de reclamo. Calculo que para 2020 irán a ver. A mí me dieron un número de reclamo pero no se hacen cargo”, aseguró.

Santos Bustamante, del barrio El Carmen de la vecina localidad de Berisso, se presentó el viernes a la mañana en las oficinas de EDELAP para presentar un reclamo firmado por una docena de familias que en dos cuadras están sin luz desde el lunes a las seis de la tarde.

“Como ahí es trifásica, hay una fase que hace cinco días no funciona. Lo más triste es que EDELAP informó que está subsanado y no es así. Por eso le trajimos una nota firmada por los vecinos”, afirmó Bustamante, que tiene cuatro hijos y nietos que van a su casa.

Y agregó: “les trajimos la nota firmada por los vecinos para que vean que es mentira lo que dijeron de que el inconveniente estaba subsanado”, sostuvo Bustamante, acompañado por otro vecino, Marcelo Sánchez, que también está sin luz.

Interrogado sobre la iniciativa de concejales platenses, como Gastón Crespo, del Frente Amplio Progresista, que reclaman al Municipio que EDELAP rescinda su contrato, el vecino de El Carmen fue categórico: “No nos importa el color de camiseta o la empresa. Lo que queremos es tener algo que cuando pagamos el servicio lo tengamos”.

“Queremos un servicio como la gente. Acá han aumentado más del 400% y el servicio es horrible”, afirmó Bustamante, que paga tres veces más de lo que pagaba antes “por ser benigno en mis apreciaciones”, aclaró.

Sánchez, que el viernes faltó a su trabajo para ir a EDELAP a reclamar, también explicó su situación. “Desde el lunes a las seis de la tarde hasta el día de hoy no tenemos luz. Llamamos varias veces y nada”, afirmó este vecino que hizo hincapié en que esta situación se produce en días de intenso calor y humedad que afectan a la salud y favorecen, por ejemplo, el aumento de mosquitos y otros insectos.

“No se puede vivir así cuando uno paga todos los meses la boleta de la luz como tiene que pagar. Este mes me vinieron 500 pesos”, afirmó Sánchez, que también tiene dos nietos de cinco y ocho años que van a su casa.

 ¡Negociado a la vista!

EDELAP, que presta servicio en La Plata, Berisso, Ensenada, Brandsen, Magdalena y Punta Indio, y que debería ser supervisada por el Organismo de Control de Energía de la provincia de Buenos Aires (OCEBA), será una de las eléctricas a las cuales el Presupuesto 2017 impulsado por el Gobierno de Macri quiere beneficiar con la condonación de su deuda, que en el caso de esa sola distribuidora es de 1.780 millones de pesos.

La decisión del Gobierno de la alianza Cambiemos de suprimir los subsidios de los servicios, luz, gas y agua, significó un tarifazo de proporciones para los usuarios.

Fiel a su política de beneficiar a las grandes empresas, la indignación aumenta cuando los números indican que con el tarifazo y la condonación de deuda las empresas energéticas ganarán más de 19.000 millones de pesos.

EDELAP, que en el primer trimestre de 2016 declaró ganancias por 424 millones de pesos en la región donde cuenta con 350.000 usuarios, está a punto de ser vendida al grupo Edesa, del empresario Luis Rogelio Pagano, que tiene las firmas Eden y Edes, distribuidoras del noreste y sur de la provincia de Buenos Aires y en Salta, en una operación que en la ciudad se comenta como un “escándalo”.

Según el diario online EnerNews, una página dedicada a la información sobre energía, desde junio de 2006 Pagano fue director suplente de Pampa Energía, en la cual es accionista el multimilllonario inglés amigo de Macri, Joe Lewis, que impulsa un megaemprendimiento en una reserva natural gigantesca en El Bolsón.

Pagano ocupó altos cargos en las empresas Newbridge Latin America, en la Banca de Inversión del Deutsche Morgan Grenfell en Argentina, en la Banca de Inversión de Citibank N.A. y en el Bank of America, según esa misma página web.

Lo que está por venir para los usuarios

A años luz de los sueldos que reciben esos funcionarios por vaciar empresas y cargar las deudas al Estado, más aun cuando el Gobierno aplica políticas de ajuste que exprimen el bolsillo de los usuarios, en Villa Sicardi ya están preocupados por lo que pasará en invierno.

“Sicardi se mueve a electricidad porque no llega el gas. En invierno no sé qué vamos a hacer”, anticipó Macarena Gil, sin ocultar su decepción por la pasividad, en muchos, casos de los vecinos.

“La gente está resignada. Anoche muchos me dijeron que como ya había vuelto la luz no iban a protestar. ‘Bueno, ya está, lo arreglaron’, me dijeron. Pero no es así, porque son parches”, insistió Gil mientras mostraba un cartel que decía “Edelap, basta de cortes. Sicardi quiere luz ya, ya, ya!!!