La Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA) suspendió ayer la totalidad de vuelos del Aeropuerto Jorge Newbery durante dos horas, como parte de las protestas que dirigieron al Gobierno por despidos y precarización en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). De fondo, el gremio observa la intención del Gobierno de debilitar al sector sindical de la aviación y profundizar la precarización laboral en vista del ingreso de empresas extranjeras.

La ANAC es el organismo que se encarga de habilitar las licencias para pilotos de las líneas aéreas y fiscaliza los permisos y patentes de los aeroclubes. Asimismo, la entidad está afiliada desde siempre en APLA. Hace meses, los pilotos denunciaron que el actual titular de ANAC, Juan Irigoín (ex CEO de una empresa de diálisis), despidió de manera arbitraria a varios de sus inspectores, a quienes mantenía en negro con contratos de un mes.

“La semana pasada, el Ministerio de Trabajo nos desconoció como representantes de este sector gubernamental. Algo inédito que nunca había pasado. Por eso llevamos adelante la medida de fuerza”, dijo a Contexto el referente de APLA, Mateo Ferrería.

“Tal como lo dejamos en claro con anterioridad, el despido de inspectores en forma intempestiva y la innegable precarización laboral que padecen los afiliados de dicho sector resultan inaceptables y, de ser necesarias, adoptaremos colectivamente todas las acciones que correspondan para defender las fuentes de trabajo”, expresaron desde APLA a través de un comunicado. El texto continúa: “Sin embargo, resulta fundamental entender que este conflicto excede meramente la cuestión laboral y darnos cuenta que lo que se discute acá de fondo es el perfil de la ANAC y la des-sindicalización de la aviación en Argentina para los próximos años”.

Asimismo, Ferrería agregó: “Estamos convencido de que la punta de lanza es la ANAC. ¿Por qué des-sindicalizarla? Vemos que se está propiciando la llegada de empresas nuevas donde los sindicatos no sean fuertes y donde los pilotos no tengan representación”.

“la punta de lanza es la ANAC. Se está propiciando la llegada de empresas nuevas donde los sindicatos no sean fuertes y donde los pilotos no tengan REPRESENTACIÓN.”

Cabe recordar que el ingreso de las firmas low-cost, o empresas de “bajo costo”, fue motivo de controversia meses atrás, ya que fue tomado como un síntoma de precarización laboral para el sector y una puerta al lavado de dinero para empresas foráneas. “En el fondo podemos ver que está conectado. Este indicio que nos da la precarización de ANAC, el intento de desplazar a APLA, nos va dando claves para hacer esta lectura, si bien no es el conflicto específico que nos convocó en el paro ayer”, agregó Ferrería.

El titular de APLA aseguró que el Ministerio había dictado una conciliación obligatoria, de la que el gremio no tuvo conocimiento de manera formal, sino a través de cadenas de Whatsapp. “Creo que la instancia de diálogo que pretenden conseguir es muy confusa. Pensemos que la semana pasada nos desconocían como gremio y ahora dictan conciliación obligatoria. Veremos cómo continúa el debate. De no prosperar, profundizaremos las medidas de fuerza”.

En su comunicado, la asociación de pilotos concluyó: “Tenemos mucho en juego. Por ello, una vez más, estaremos luchando unidos en defensa de los intereses directos de todos los pilotos y de nuestra organización sindical. Estemos preparados para un conflicto de alta intensidad y de larga duración”.

Por lo pronto, las cesantías siguen vigentes y el gremio buscará conseguir las correspondientes reincorporaciones en las próximas audiencias.