Los docentes no dieron el brazo a torcer frente al ajuste de la alianza Cambiemos y las clases no comenzarán el 6 de marzo como estaba previsto. En nación, tras la decisión comunicada por el ministro Esteban Bullrich de cancelar la paritaria nacional docente, Ctera anunció un paro de 48 hs para el 6 y 7 de marzo, y se sumaron a la marcha de la CGT y CTA del martes 7 a Plaza de Mayo. En la provincia de Buenos Aires, la gobernadora María Eugenia Vidal volvió a ofrecer un 18% en cuatro cuotas, como en el encuentro anterior. Los gremios lo rechazaron por insuficiente y reivindicaron el pedido de 35%. Se unirán al paro nacional.

Al igual que el 6 de febrero y desconociendo la pérdida del poder adquisitivo del año pasado, funcionarios de Vidal volvieron a ofrecer ayer por la tarde, en el Ministerio de Economía ubicado en La Plata, un 18% de aumento en cuatro cuotas ajustable a la inflación del INDEC. “Rechazamos el no reconocimiento de la pérdida del poder adquisitivo del salario. Tomaron una ecuación manipulada que tergiversa la realidad que vivimos”, sostuvo Mirta Petrocini, presidenta de la FEB.

como el 6 de febrero pasado y desconociendo la pérdida del poder adquisitivo de 2016, Vidal volvió a ofrecer un 18% de aumento en cuatro cuotas, ajustable a la inflación del Indec. De bolsillo significa doscientos pesos.

El Frente Gremial Docente Bonaerense (Suteba, FEB, Sadop, UDA y AMET), más los cegetistas de Udocba, coincidieron de manera unánime en el rechazo del ofrecimiento de la gestión de Vidal, quienes no propusieron alternativas para despejar el conflicto para que se inicien las clases.

En conferencia de prensa, los gremios bonaerenses confirmaron el rechazo a la oferta y su inclusión en el paro de los docentes nacionales.

El ministro de Trabajo, Marcelo Villegas, no dio nuevos enfoques a la disputa, y afirmó que la “pauta salarial” propuesta es la “posible”. “Hay una clara intención política de nacionalizar un conflicto por cuestiones ideológicas”.

En el primer encuentro del año del seis de febrero, Vidal ofreció un 18% de aumento en cuatro cuotas de 4,5% -a cobrar en enero, abril, julio y octubre-, ajustado al crecimiento de la inflación según el Indec. Fue rotundamente rechazado.

Vidal hace oídos sordos a los casi diez puntos de poder adquisitivo que perdieron los docentes el año pasado: los aumentos del 34,5% acordados en la primera paritaria de 2016 quedaron por debajo de la histórica inflación del 42%. El otro dato que fundamenta la cifra de incremento salarial que pusieron sobre la mesa técnica los docentes (35%), es la estimación que los maestros hacen para la inflación de este año, alrededor del 25%, al igual que consultoras privadas. Distinta a la que anuncia el Gobierno nacional, del 17%. La desconfianza tiene de qué alimentarse: a principios de 2016 Prat Gay estimó que la anual apenas superaría el 20%, y trepó al 41%.

Vidal se negó a reabrir las paritarias en el segundo semestre tras múltiples reclamos de los gremios, lo que hubiera impedido que los docentes pierdan poder adquisitivo llegado diciembre.

La oferta de Vidal, que fue la misma que la de Horacio Rodríguez Larreta para los docentes porteños -pero en dos cuotas y también rechazada-, fue reafirmada por Mauricio Macri en su visita a España, al considerar que “está un punto por encima” de la meta de inflación que fijó el Banco Central.

Un sueldo docente básico es de 9.800 pesos, apenas tres mil pesos menos que lo que una familia necesita para no estar en la línea de pobreza, ubicada sobre los 13 mil pesos. De concretarse la propuesta de Vidal, los aumentos serían de “entre doscientos y seiscientos pesos”, señaló el titular de Suteba, Roberto Baradel.

Paro de 48 horas

Unas horas antes, a nivel nacional, Ctera comunicó que no empezarán las clases debido a la decisión del Gobierno de Mauricio Macri de no abrir la paritaria nacional docente, que en los últimos diez años sirvió como indicador para las negociaciones salariales de otros sectores laborales.

En conferencia de prensa y tras la realización de un plenario integrado por delegados de todo el país, Sonia Alesso, titular de Ctera, confirmó el paro de 48 hs para los días 6 y 7 de marzo. También afirmó que los docentes se sumarán a la marcha que llevará a cabo la CGT el 7 de marzo y al paro internacional de mujeres del 8 de marzo, Día de la Mujer.

Sonia Alesso, titular de Ctera, confirmó el paro de 48 hs para los días 6 y 7 de marzo. También afirmó que los docentes se sumarán a la marcha que llevará a cabo la CGT el 7 de marzo.

La paritaria nacional docente permitía que los maestros se sienten con los funcionarios para definir el salario básico docente, la estabilidad y las condiciones laborales, unificando a los gremios con jurisdicción nacional. Por el contrario, la estrategia del Gobierno apunta a que los gremios diriman con sus respectivos Gobiernos provinciales.

“Hemos ratificado la voluntad de confluir con los cinco sindicatos docentes nacionales y nuestros compañeros universitarios de Conadu en la defensa del salario, la educación pública, paritarias libres y sin techo para todos”, manifestó Sonia Alesso, titular de Ctera, en una conferencia de prensa en la que estuvo acompañada por los jefes del gremio docente bonaerense Suteba, Roberto Baradel, y porteño UTE, Eduardo López. La Unión Docentes Argentinos (UDA) y el gremio privado Sadop también le harán paro a Mauricio Macri.

Sonia Alesso explicó que tras el paro de 48 hs “la segunda semana haremos clases públicas, foros y asambleas en las escuelas. Si no acordamos, la tercera semana habrá una gran marcha nacional educativa con todos los sectores para seguir peleando por los reclamos de los trabajadores”.