Por Héctor Bernardo

El actual mandatario argentino, Mauricio Macri, suele decir que, con su política, Argentina volvió a insertarse en el mundo. Sin embargo, el país parece cada día más aislado, con menos integración regional, con el rechazo del nuevo presidente norteamericano, Donald Trump, y poca interacción con los países importantes de Europa.

Los principales aliados de Macri son personajes sumamente cuestionados, no sólo a nivel mundial, sino en sus propios países. Entre ellos se destacan el golpista brasilero Michel Temer, el mexicano Enrique Peña Nieto, que vive el conflicto del gasolinazo y cuyo país se ha transformado en un narcoestado, y el español Mariano Rajoy, que asumió con poco más del 30% de los votos.

Los escándalos internacionales como sus cuentas offshore y la detención arbitraria de la líder social Milagro Sala, son los únicos elementos que han hecho trascender  mundialmente –y para mal– la figura del mandatario argentino.

En su reciente visita a España, Macri fue recibido por manifestantes que se acercaron a escracharlo y los miembros del partido Podemos le manifestaron su repudio.

La diputada Irene Montero exhibió una remera con la inscripción “Libertad a Milagro”, y los diputados de Podemos entregaron una carta a Macri en la que le reclamaron que respete las resoluciones de los organismos internacionales y libere a Milagro Sala.

Por su parte, el diputado Iñigo Errejón, dirigiéndose a los líderes del PP, en su discurso aseguró: “Es evidente que el señor Macri es de los suyos cuando el señor Macri, en un año de gobierno, ha aplicado un tarifazo de gas, agua y electricidad, tiene en un año de gobierno un saldo de 200.000 despidos, al mismo tiempo que salen los Papeles de Panamá”.

“Es evidente que el señor Macri es de los suyos cuando aplica una política que, básicamente, asume que cuando hay más pobres, en lugar de combatir la pobreza, hay que combatir a los pobres y por eso Milagro Sala lleva un año encarcelada”, señaló.

Luego agregó: “Es evidente que el señor Macri es de los suyos cuando relativiza a las víctimas de la dictadura y pone dificultades a la memoria. Por cierto, también ahí le pediríamos al gobierno que apoyara a la querella argentina, que ayudara a que las víctimas del franquismo tuvieran justicia y reparación”.

Por último, Errejón remarcó: “Nosotros no le vamos a pedir que no se lleve bien con el señor Macri y le vamos a escuchar con todo el respeto institucional, aunque sea de los suyos y no de los nuestros. Y, al pueblo argentino, a la mayoría que sufre el maltrato y los recortes de Macri, le vamos a decir solo una cosa: aguanten, no aflojen, que vamos a volver”.

En diálogo con Contexto, el ex diputado nacional del Frente para la Victoria (FpV), Carlos Raimundi, afirmó: “Hay una gran confrontación de ideas a nivel mundial. Hay un modelo que no ha fracasado localmente, sino universalmente. Es el frenesí de la acumulación financiera a toda costa que, ahora, empobrece ya no sólo a lo que se llamaba las áreas periféricas del planeta, sino a sectores que históricamente fueron el centro del capitalismo mundial”.

“Tanto Syriza en Grecia, como Podemos en España, son producto de la crisis de este modelo y recibieron una influencia grande de los procesos de América Latina”, remarcó.

Luego agregó: “En esta etapa, las nuevas tecnologías han generado mucha interdependencia en lo que pasa en distintas áreas del planeta y eso puede repercutir de dos maneras. Negativamente, cuando globaliza el capital financiero, o positivamente, cuando hermana las experiencias populares”.

Por último, Raimundi señaló que “al hermanar las experiencias populares, nos une respecto a lo que nos oponemos. La actitud de los diputados de Podemos, el discurso de Íñigo Errejón y la remera de Irene Montero, con la frase ‘Libertad a Milagro Sala’,  expresan ese hermanamiento en oposición a los movimientos neoliberales que representan Rajoy, en España, y Macri, en Argentina”.