Por Daiana Giménez

El Hospital Alejandro Korn de Melchor Romero está atravesando una situación crítica: escasean recursos humanos, insumos médicos e incluso algunas salas ya están cerrando. A todo esto se le suman condiciones edilicias deplorables tanto en la limpieza como en el mantenimiento.

“No es un lugar que en este momento pueda brindar el derecho a la salud de la población. No lo puede garantizar”, comentó en diálogo con Contexto Laura Constanzo, delegada de CICOP, sindicato que agrupa a los trabajadores de la salud en la provincia de Buenos Aires.

La suciedad es evidente: moscas, cucarachas, ratas y largos pastizales son parte del Alejandro Korn. En los quirófanos, los cuales no están en condiciones de funcionar, “además hay cables sueltos, las camillas están rotas y los aires acondicionados tienen filtros comunes”, explican desde este gremio.

Cabe destacar que este hospital, que cuenta por un lado con un neuropsiquiátrico y por otro con atención general, está cercano a la Ruta 2, por lo que suelen derivarse los accidentes que pasan en este camino provincial, pero a veces no pueden asistirlos por falta de recursos. Traumatología, por ejemplo, suspendió ya el servicio de emergencias, mientras que las cirugías programadas fueron canceladas. Ante esta situación, el Alejandro Korn está funcionando a un 50%.

“El Ministerio de Salud le bajó el pulgar al Romero. Este hospital está virtualmente cerrado”, denunció Constanzo.

Al igual que gran parte de los hospitales bonaerenses, el de Romero está con faltantes de insumos: escasean los psicofármacos, medicación intravenosa, implantes traumatológicos, camas, clavijas, camillas y equipos necesarios para diferentes intervenciones.

Tampoco funciona el equipo de esterilización, por lo que cual toda la ropa que se utiliza para entrar por ejemplo a los quirófanos está siendo esterilizada en otros hospitales de la región.

Sin embargo, lo más grave es la necesidad de recursos humanos. “La falta de personal es alarmante. Personal de limpieza, de cocina, administrativos, enfermeros, acompañantes terapéuticos, médicos para cubrir todas las guardias, desde psiquiatras hasta pediatras, y profesionales de planta en todos los sectores”, explican los trabajadores de salud.

Desde la dirección de este hospital ya han manifestado a los trabajadores la inminente privatización de la cocina y el sector de limpieza. Desde CICOP sostienen que es el Estado quien debe contratar personal y hacerse cargo también de estas áreas.

El temporal del 5 de febrero también afectó esta institución, que sufrió voladuras de techos en dos sectores: en la parte clínica y en la de maternidad. Esta última, aun cuando ya pasaron más de quince días, no fue reparada, por lo que este servicio no está funcionando, situación que llevó a que se deriven pacientes y a que haya una reducción de camas.

Para CICOP, tanto en Romero como a nivel provincial, la cartera conducida por Zulma Ortiz “no está a la altura de las circunstancias”. En ese sentido, Contanzo explicó que “el único responsable es el Ministerio de Salud y el Gobierno de la provincia de Buenos Aires que no están invirtiendo para garantizar la salud de la población”.

Hoy, los ochenta hospitales que nuclea este gremio van a un paro de 24 horas para denunciar la crisis del sistema de salud provincial y la falta de convocatoria a paritarias. En La Plata se concentrarán en 7 y 50. Si la situación persiste, habrá otros paros el 2, el 6 y 7 de marzo.