Por Alejandro Palladino

A pocos días del comienzo del año escolar, peligra el reinicio de las clases para los y las estudiantes de la Escuela Técnica N° 2 de Ensenada, debido al incumplimiento del Gobierno de la provincia para refaccionar el edificio, incendiado en abril del año pasado.

Las llamas destruyeron la mitad de la estructura: diez aulas, cocina, baños, secretaría, hall central, salón de usos múltiples, área de informática y dirección. Estos espacios habían sido remodelados en 2012 a partir de una inversión de 11 millones de pesos asumida por los Gobiernos provincial y nacional de aquel entonces.

La escuela, ubicada en Horacio Cestino y Güemes, cuenta con orientaciones en informática, electromecánica y química. Fue creada en 1948 y asisten más de ochocientos alumnos y alumnas de entre doce y dieciocho años.

Inmediatamente después de la quema, que según un informe de la Policía Científica fue intencional, el Municipio del intendente Mario Secco (FpV) puso manos a la obra para reacondicionar la escuela, luego de acordar con el Gobierno de María Eugenia Vidal cómo dividirse los trabajos.

El Municipio se encargó de limpiar el lugar, desmontó los tinglados afectados y construyó uno nuevo, restableció las paredes, colocó rejas y ventanas, reparó muebles y colocó veredas. Por su parte, la gestión provincial se ocuparía de poner el cielorraso e instalar la conexión eléctrica y la de gas.

“Gobernación tenía que poner el cielorraso y la conexión eléctrica, y no vinieron nunca”, dijo a Contexto Mario Secco, intendente de Ensenada. Afirmó que una vez terminado el trabajo hecho por su municipio, desde Provincia “no atendieron más el teléfono”.

“La escuela quedó destruida y tuvimos el coraje de volverla a levantar. Sacamos lo quemado, con más de cincuenta bateas. Hicimos los pisos, revocamos las paredes y las pintamos, sacamos el techo e hicimos el tinglado nuevo. En dos meses el Municipio paró el edificio, fue un trabajo extraordinario”, aseguró.

Desde el Municipio afirman que funcionarios de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense asistieron el año pasado a la escuela para observar cómo avanzaban las obras pero posteriormente no dieron más noticias.

Ante la falta de respuestas desde Gobernación, peligra el comienzo de las clases en la Escuela Técnica N° 2 y una de las posibilidades que se baraja es que los estudiantes tengan clases en aulas móviles.