Ante la reanudación del conflicto de la Línea Este de La Plata, los trabajadores se reunieron con los senadores provinciales Juan Manuel Pignocco y Mónica Macha y con el concejal platense Guillermo “Nano” Cara, todos del Frente para la Victoria, quienes mediante un proyecto de declaración exigen que los ejecutivos provinciales y municipales intercedan entre los choferes y la empresa Expreso La Plata, de Osmar Corbelli.

“Al no tener respuestas del Gobierno local y provincial, nos pareció prudente juntarnos nosotros en función de que no haya más conflicto”, sostuvo Pignocco en diálogo con Contexto.

Cabe recordar que durante buena parte de esta semana los choferes trabajaron a reglamento como forma de protesta ante la situación que están atravesando en la empresa. Desde la Agrupación El Bondi explican que Expreso La Plata “aplica indiscriminadamente descuentos de sueldo, suspensiones arbitrarias, modificaciones abruptas de horarios sin aviso previo”. A lo que ahora se le suman nuevos despidos.

Trabajar a reglamento significa cumplir velocidades, tiempos y normas, es decir, acatarse a la Ley de Tránsito, por lo que no debería haber sanciones al respecto. Pero Corbelli lo entiende de otra forma: dos de los despedidos, que estaban en planta permanente, fueron cesanteados al adherirse a la protesta. Mientras que cuatro choferes más, que estaban con contratos, fueron también desplazados.

El senador Pignocco explicó que las autoridades “no sólo no intervienen, sino que ni siquiera los reciben. Es un tema que hay que ponerle el cuerpo directamente (más que el cuerpo, la cabeza) y el intendente Julio Garro ni siquiera da respuestas a los pedidos de audiencia que desarrollan los trabajadores”.

“A casi tres meses de la intervención del Ministerio de Trabajo y del fallo judicial que supuestamente dieron fin al conflicto, lamentablemente este vuelve a agudizarse ante el evidente incumplimiento de la empresa de los acuerdos realizados a partir del fallo judicial”, recuerda el documento elaborado por los referentes del FpV tras la reunión con los trabajadores.

Daniel Figueredo, chofer de la Línea Este y delegado de El Bondi, explicó que “seguimos con el conflicto. Después de que levantamos el paro el 7 de noviembre la empresa nunca cesó con la modalidad de trabajo en negro, siguen suspendiendo gente, las carpetas médicas no las pagan, hay represalias y sanciones arbitrarias y otras situaciones que nunca se corrigieron a pesar de que se firmó un acta ante un juez laboral, comprometiéndose a cambiarlas”.

En la declaración, los senadores solicitan una “inmediata intervención” del Ejecutivo “que apunte a resolver el conflicto laboral que pone en riesgo tanto los puestos de trabajo como la salud e integridad física de los trabajadores”.

“No hay motivos ni explicación de por qué se produjeron estos despidos”, explicó Piccogno, quien considera que hay una “persecusión encubierta” a los trabajadores.

Los senadores del FpV volverán a reunirse el martes con los choferes y sus abogados para analizar las demandas planteadas en esta declaración.