Los trabajadores frutihortícolas siguen en lucha

Al cumplirse diez días del temporal que dejó sus fuentes de trabajo en riesgo, los trabajadores marcharon a gobernación exigiendo respuestas a María Eugenia Vidal. Los productores también apuntaron a EDELAP: “la empresa es también responsable”, señalan.

407

Los trabajadores de la tierra de nuestra región tuvieron una nueva jornada de lucha ante la inacción del Gobierno bonaerense, donde, tras tenerlos todos el día en espera, acordaron nuevamente ir a un cuarto intermedio hasta el viernes, cuando autoridades del Ministerio de Agroindustria evaluarán la situación.

Foto: Eva Cabrera

“Es una crisis terminal. Si el Gobierno no da respuesta con una ayuda para poder plantar las unidades productivas, van a desaparecer miles y miles de familias quinteras”, explicó en diálogo con Contexto Lautaro Leveratto, del Movimiento de Pequeños Productores y Productoras (MPP) frente a gobernación, donde se concentraron los quinteros de la región.

Las respuestas que ha dado la cartera conducida por Leonardo Sarquis hasta ahora son insuficientes: rollos de nylon y plan de créditos blandos, que lejos están de lo exigido por los trabajadores. Los productores explican que “es una burla” lo ofrecido por las autoridades de María Eugenia Vidal y que a ellos no les alcanza.

“Nos tienen que ayudar para poder reactivar las quintas y poder seguir siendo productores, porque si no vamos a terminar engrosando las villas miseria, que eso es lo que quiere este Gobierno; esa es la política que está llevando adelante”, denunció Néstor Solano, de la Asociación de Medieros y Afines (ASOMA). “No hay subsidios para nosotros, pero sí para las grandes petroleras, las grandes mineras, los sojeros: para todos sus amigotes, pero para el pequeño productor que día a día se rompe el lomo laburando no hay nada”, agregó este dirigente.

Marcha de productores del cinturón frutihortícola de La Plata.Foto: Eva Cabrera

En esa línea, Mercedes Taboada, de la Vía Campesina, también apuntó al Gobierno provincial. “Queremos que la Gobernadora Vidal se ponga las pilas y en vez de estar vetando leyes de expropiación de los compañeros para dejarlos sin tierra para producir nos reciba y nos dé lo que nosotros estamos necesitando: políticas públicas y asistencia del Estado, pero ya”, sostuvo.

 

Las responsabilidades de EDELAP

Antes de ir a gobernación, los trabajadores marcharon desde Plaza Italia hasta las puertas de EDELAP, que ya estaba con las persianas bajas. Los quinteros señalan que la empresa es responsable, porque la falta de suministro que persiste en la zona oeste sigue generando pérdidas.

“La situación empeora”, comentó a Contexto Néstor Villacorta, de la Mesa Regional de Productores, y explicó que “hay compañeros a los que todavía no les volvió la luz, eso complica a los que les quedó un poquito de producción”.

En ese sentido, Solano sostuvo a este medio que “EDELAP es responsable de la situación que estamos pasando hoy en día en las quintas”. Este dirigente destacó que en los barrios privados cercanos al cordón frutihortícola, como es el caso del Club de Campo Grand Bell, donde vive el intendente Julio Garro, el servicio se restableció rápidamente.

Los productores exigen que las autoridades tomen cartas en el asunto respecto de esta empresa. “Una posibilidad con EDELAP es que el Gobierno intervenga y los eche”, explicó a Contexto Alejandro del MPP, y agregó que la reparación tiene que ser urgente y que la empresa, por otra parte, “debe condonar la deuda de todo este tiempo sin electricidad y dar una indemnización a los productores porque han perdido parte de la cosecha por falta de agua y de electricidad. Tienen que hacerse cargo”.

Consecuencias inesperadas

Tras la pérdida de las unidades productivas que dejó a muchos productores al borde de la quiebra, los trabajadores explicaron ayer a la prensa que una joven se quitó la vida y que hubo otros intentos de suicidio en la comunidad.

“Es muy triste para nosotros. Responsabilizamos de estas cosas al Gobierno de la provincia”, comentó Villacorta, quien apuntó también al Ejecutivo nacional por no llevar a cabo políticas públicas para el sector y a EDELAP por la falta del servicio.