En sólo dos días, las directoras de la Maternidad Estela de Carlotto (MEC), Patricia Rosemberg y Cecilia Zerbo, a quienes la Dirección de Hospitales bonaerense les exigió la renuncia por “razones políticas”, contaron con el apoyo de Cristina Kirchner y los bloques de diputados del FpV tanto nacional como de la provincia de Buenos Aires.

Ayer por la tarde, y por espacio de dos horas y media, la ex presidenta las convocó en el Instituto Patria, en C.A.B.A. Al igual que hicieron con los diputados en los encuentros previos, allí las médicas expusieron los balances de su reconocido modelo de maternidad que idearon y pusieron en práctica desde 2013, centrado en ejercer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, niños, niñas y varones, sustentado en la Ley de Parto Respetado.

“Conversamos sobre cómo pudimos desarrollar la política pública de un hospital que fue inaugurado en su gestión y que tuvo su propio apoyo financiero”, dijo a Contexto Patricia Rosemberg minutos después de salir del lugar elegido por CFK para sus reuniones políticas.

En el convite, donde también estuvo el ex ministro de Salud Daniel Gollan, las médicas expusieron su último informe anual sobre el funcionamiento de la MEC y plantearon su inquietud sobre cómo continuarán las políticas de la maternidad en los hospitales públicos de la provincia. Patricia Rosemberg afirmó que CFK se mostró “preocupada” por la situación que envuelve a las directoras del organismo, circunstancia que sirve como reflejo sobre la incertidumbre para el porvenir del sistema de salud público provincial.

Unas horas antes, hacia el mediodía, las directoras tuvieron su primer encuentro del día con diputados provinciales del FpV en la Cámara de Diputados, en La Plata.

En la reunión con los legisladores, las médicas también entregaron sus informes con los indicadores de la MEC y plantearon la necesidad de realizar un observatorio para seguir las políticas públicas en maternidad de los hospitales de la provincia.

“El objetivo fue cómo nos aseguramos que las políticas públicas sigan y qué herramientas pueden aportar los legisladores”, afirmó Rosemberg. Resaltaron la importancia de la  aplicación de la Ley Nacional de Parto Respetado (N° 25.929) y un proyecto de ley provincial de la misma temática, para hacer efectivos los derechos sexuales y reproductivos de las madres, niños, niñas y varones.

Los diputados nacionales del FpV habían hecho lo propio el martes, cuando la diputada y presidenta de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, Carolina Gaillard, recibió a Rosemberg y Zerbo. “La Maternidad Carlotto ha sido reconocida por Unicef por implementar el modelo de Maternidad Segura y Centrada en la familia”, sostuvo Gaillard.

Las médicas recibieron la semana pasada el pedido de renuncia “por razones políticas” por parte de las autoridades de la Dirección de Hospitales bonaerense. “Es parte del vaciamiento de la salud pública”, denunciaron en ese momento.

Las señales de apoyo comenzaron el jueves pasado, en un abrazo simbólico en la puerta de la MEC, cuando las directoras estuvieron acompañadas por los trabajadores y trabajadoras del lugar. También participó la CTA de los Trabajadores, para repudiar el pedido de renuncia y por su reincorporación y la continuidad de las políticas de salud del organismo.

Durante sus años de actividad, el organismo de maternidad se dedicó a acompañar a las mujeres en los meses de su embarazo y durante el parto, basado en un modelo de hospital inclusivo y contrahegemónico al de los hospitales públicos tradicionales, basado en hacer ejercer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y contra la violencia obstétrica. El parto respetado con atención de calidad y acompañamiento y los bajos índices de cesáreas son pilares del proyecto ideado y puesto en práctica en la MEC.

La institución comenzó su actividad en 2013 por el interés del Municipio de Moreno, un partido donde se registró que entre 2003 y 2009 había un elevado indicador de mortalidad materno-infantil superior a la media provincial y nacional. El fin fue reducir los índices de mortalidad materna y neonatal, con participación del Gobierno provincial y nacional de aquel entonces.

El informe que presentaron ayer las directoras (que todavía no firmaron la renuncia) explica la gestión anual del año pasado, que arrojó que la mortalidad infantil en esa localidad disminuyó desde 2010 a 2015 en un 5,4%, mientras que la muerte infantil descendió en un 3%.

En el organismo, que funciona en articulación con 41 unidades sanitarias de Moreno, también se trabajó en talleres de preparación Integral para la Maternidad (PIM) y de cuidado de la salud de la mujer, grupos de lactancia y de crianza, vacunatorio abierto a la comunidad y en la prevención de embarazos no buscados.