Nuevo reclamo de los bibliotecarios a Vidal ante la falta de salarios

La Federación de Bibliotecas Populares de la Provincia de Buenos Aires instó con “urgencia” a la gobernadora Vidal para que les dé algún tipo de respuesta ante la falta de fondos para pagar a los bibliotecarios, que no cobran desde hace seis meses.

831

Por Alejandro Palladino

Ante la falta total de respuestas por parte del Gobierno provincial, la Federación de Bibliotecas Populares de la Provincia de Buenos Aires le reclamó mediante un comunicado a la gobernadora María Eugenia Vidal su “urgente intervención” para regularizar el pago de la subvención mensual a más de la mitad de las bibliotecas bonaerenses, según estipula la Ley 14.777, que permite pagar los sueldos de los bibliotecarios y sus cargas sociales.

Desde hace seis meses, las bibliotecas de la provincia de Buenos Aires son ignoradas por la gestión de Cambiemos, lo que generó que los bibliotecarios movilicen a la Biblioteca de la Provincia –en La Plata– en más de una ocasión durante el año pasado para hacer oír su protesta a las autoridades políticas.

“Hemos hechos reclamos de todo tipo donde correspondía y no tuvimos respuestas”, dijo a Contexto Alfredo Magadán, secretario de la Federación de Bibliotecas Populares de la Provincia de Buenos Aires y uno de los firmantes de la nota dirigida a  Vidal, junto a la de Luis Zurueta, presidente de la misma entidad. Magadán agregó que las autoridades “se echan la culpa entre ellos y mientras tanto las bibliotecas no cobran su subsidio, que en el 90% de sus casos es para pagar salarios”.

Ante la incertidumbre en que los tiene inmersos el Gobierno, el reclamo sostiene que una eventual respuesta “permitiría a nuestras instituciones conocer qué rumbo tomar en nuestra administración, frente al encuadramiento laboral de los bibliotecarios y el alcance del funcionamiento con reducción de horarios o cierre de bibliotecas”.

Al desfinanciar las bibliotecas, el Estado también puso en jaque la continuidad de los talleres, clases de apoyo escolar, cursos y otras tareas culturales que se llevaban a cabo en esos espacios anclados en múltiples barrios de la provincia. Una y otra vez la Dirección de Bibliotecas pateó los reclamos de los bibliotecarios.

La Federación manifestó que es “indispensable contar con esta subvención”, que significa el 30% de los fondos para cubrir el sueldo del personal.

Además de no cobrar sus sueldos, los trabajadores se encuentran con atrasos en los pagos de sus cargas sociales y sin cobertura de ART.

La Ley 14.777 sancionada en diciembre de 2015, que Vidal desoye, declara la lectura como derecho humano y establece la creación de un fondo destinado al desarrollo de las bibliotecas populares. Sin embargo, las bibliotecas reciben únicamente un subsidio bajo el Decreto-Ley 9.319, proveniente de la última dictadura (1981) y ya derogado.