El derecho imperial: EE.UU. sanciona al vicepresidente de Venezuela

El Departamento del Tesoro incluyó a Tarek El Aissami en la lista de quienes están vinculados con el narcotráfico internacional. El presidente Maduro dijo que era “una agresión” y “una infamia”. Mediante un comunicado, el Gobierno de Venezuela aseguró que la oficina que puso la sanción trabaja “con la DEA, conocida ampliamente por su descarada contribución a la producción y tráfico de drogas”.

1098
Por Héctor Bernardo
El Gobierno de Estados Unidos incluyó al vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela, Tarek El Aissami, en la lista de personas sancionadas por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC), perteneciente al Departamento del Tesoro, y lo vinculó con el narcotráfico internacional. El Gobierno de Venezuela dijo que era “una agresión” y “una infamia”.
El presidente Nicolás Maduro señaló: “Fui informado de la decisión ilegal, inaudita, infame de la OFAC […]  Esto es sin lugar a dudas una agresión y Venezuela va a tomar todas las acciones legales para desmontar esta infamia”.
Por su parte, a través de la red social Twitter, el vicepresidente afirmó: “Ante la infamia y la agresión imperialista: 1- Moral intacta. 2- Mayor firmeza y convicción antiimperialista. 3- Mayor conciencia Chavista”.
“Recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista”, señaló El Aissami.
Las sanciones contra el vicepresidente venezolano fueron anunciadas horas antes de su divulgación pública por el líder opositor, el golpista Henrique Capriles Radonwsky. Este hecho dejó en evidencia, una vez más, los estrechos vínculos entre la oposición, el Gobierno de Estados Unidos y los planes desestabilizadores contra Nicolás Maduro.  
Mediante un comunicado, el Gobierno venezolano señaló que “la República Bolivariana de Venezuela rechaza, condena y protesta enérgicamente las acciones arbitrarias y extraterritoriales cometidas por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica contra el Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela Tareck El Aissami”.
“Estas acciones, que pretenden validar la existencia vulgar e inadmisible de un Derecho Imperial, dotando de poderes policiales especiales a entidades del gobierno estadounidense, carecen de la más mínima legalidad internacional y vulneran flagrantemente el Derecho Internacional Público, la institucionalidad internacional y los principios fundamentales que rigen la comunidad de naciones, tales como el respeto a la igualdad soberana y el principio de inmunidad de los Estados, constituyendo una grave afectación y agresión contra nuestra Patria”, agrega.
El comunicado señala que “constituyen además una infamia contra una altísima autoridad del Estado y constituye sin duda alguna un falso positivo contra un venezolano decente y digno, cuyas acusaciones en su contra no encuentran sustento alguno en la realidad, conforman una mentira grotesca a las que acostumbra recurrir el Imperio norteamericano para agredir, y forman parte de un entramado internacional para atentar contra una alta investidura y enervar el ejercicio de sus funciones”.
“La agencia estadounidense, que pretende regir más allá de su ámbito territorial, actúa impunemente de la mano con la DEA, conocida ampliamente por su descarada contribución a la producción y tráfico de drogas con los carteles más connotados del narcotráfico colombiano y del mundo. Desde la culminación de las relaciones con la DEA en el año 2005, Venezuela ha logrado incautar un promedio anual de 55,7 toneladas de droga, incrementando su eficiencia en un 60 por ciento, razón por la cual la ONU nos ha reconocido por ser uno de los seis países de mayor confiscación de estupefacientes en el mundo, y libre de cultivos ilícitos en el territorio nacional”, según el comunicado del Gobierno bolivariano.
Y denuncia que “con esta agresión gravísima se pretende vulnerar la esfera soberana del Estado venezolano, y se violenta el derecho al honor, a la reputación, a la dignidad y a los derechos humanos del Vicepresidente Tareck El Aissami”.
“Somos un pueblo de paz, amantes de los principios de autodeterminación y respeto a la soberanía, así como apegados al orden y Derecho Internacional. Con la misma determinación decimos que no hemos tolerado, ni toleraremos, agresión alguna contra nuestro suelo, contra nuestro derecho a ser libres ni contra ningún hermano nacido en esta tierra de hombres y mujeres dignos y herederos de la Gloria de Simón Bolívar y Hugo Chávez”, concluye el comunicado.