Los cañones mediáticos apuntan a Ecuador

Al igual que lo hicieron en Argentina, los grupos hegemónicos de la región se confabulan en una campaña de desprestigio contra el candidato del oficialismo, Lenin Moreno. Con la mentira como principal herramienta, operadores de distintos puntos, entre ellos el argentino Jorge Lanata, intentan interrumpir los procesos populares de la región. Opina: el sociólogo  Atilio Boron. 

587
Por Héctor Bernardo
A pocos días de producirse la elección presidencial en Ecuador, los medios hegemónicos apuntan todos sus cañones en una campaña sucia contra el Gobierno de Rafael Correa y el candidato del oficialismo, Lenin Moreno.
Al igual que se vio en las elecciones de 2015 en Argentina y en el referéndum de febrero de 2016 en Bolivia, los medios hegemónicos de toda la región se confabulan y ponen a jugar sus principales piezas en pos de poner un freno a los procesos popular de la región.
La campaña sucia desatada en Ecuador intenta que el candidato de Alianza País, Lenin Moreno, no llegue al porcentaje que le permitiría ganar en primera vuelta y así intentar un triunfo en el balotaje similar al que le permitió llegar al poder a Mauricio Macri en Argentina.  
La alianza del candidato de la derecha con los grandes grupos mediáticos se hace cada vez más evidente. Como sucedió en Argentina, en la que el candidato de la derecha Mauricio Macri prometió derogar la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (lo que hizo por decreto en cuanto asumió), el candidato de la derecha ecuatoriana, el empresario Guillermo Lasso, aseguró que de llegar al Gobierno derogaría la Ley de Medios. Lasso también señaló: “necesitamos medios independientes y libres, prensa investigativa que pueda acceder libremente a las fuentes pública y vender los canales del Estado a manos independientes”.
La estructura es repetida. Como no se pueden criticar los modelos económicos que han sido exitosos para la mayoría de las personas, en especial para los sectores populares, la campaña sucia pone su eje en hacer constantes denuncias de corrupción que nunca son demostradas y que en la mayoría de los casos son desmentidas con pruebas contundentes. Sin embargo, las denuncias se suceden y el desprestigio crece. Como discípulos del líder de la propaganda nazi, Joseph Goebbels, los medios hegemónicos tienen una premisa: “miente, miente, miente, que algo quedará, y cuando más grande sea la mentira, más gente la creerá”.
El sociólogo e investigador Atilio Boron señaló a Contexto que “los medios hegemónicos han lanzado una campaña feroz contra el Gobierno de Rafael Correa y el candidato de Alianza País Lenin Moreno. Esa campaña ha seguido un modelo exactamente igual al que hemos conocido en Argentina, Bolivia, Brasil y otros países de América Latina. Se tratan de criminalizar a las principales figuras del pensamiento y la política progresista, e inclusive involucrar en esa campaña a familiares de algunos de estos líderes políticos”.
“Desgraciadamente, los esfuerzos que se han hecho hasta ahora para contrarrestar esas campañas de difamación no han sido suficientes. Hay una enorme desproporción entre los medios que utilizan los sectores del poder hegemónico y los que pueden utilizar los que están interesados en producir un cambio social a favor de nuestros pueblos”, remarcó.
Boron señaló que “la concentración mediática ha llegado a niveles sin precedentes, se habla de que hoy en día seis grandes conglomerados multimediáticos dominan el 90% de la circulación de la información mundial. Se hace muy difícil poder ejercer una resistencia efectiva a ese poder, pero pese a ello los pueblos están viendo quiénes son los que están tratando de producir las transformaciones que las sociedades necesitan y quiénes son los que se oponen a ellos”.
“Que las encuestas indiquen que el candidato Lenin Moreno va primero en la intención de voto muestra que se ha neutralizado ese torrente de mentiras, falsedades y calumnias que se han desatado sobre los líderes populares de América Latina”, afirmó.
Recientemente, el periodista argentino y operador político del Grupo Clarín, Jorge Lanata, visitó  Ecuador y se sumó a la campaña de desprestigio contra Rafael Correa y Lenin Moreno. Lanata tiene un triste recorrido en la historia del periodismo argentino: en los ochenta recibió dinero del grupo guerrillero de izquierda Todos por la Patria para crear el diario Página/12, y en los últimos años de su carrera se ha vinculado a los grupos hegemónicos de derecha y la embajada de Estados Unidos.

En relación con la visita de Lanata y otros personajes similares a Ecuador para sumarse a la campaña de desprestigio contra el candidato de Alianza País, Boron señaló que “es todo un elenco que hay. Esto no tiene ningún elemento de improvisación. Es algo muy bien pensado, muy organizado, muy bien financiado por los grandes centros de poder mundial, fundamentalmente por Estados Unidos. Por eso, a los sectores populares les exige un esfuerzo enorme poder neutralizar todas estas campañas de mentiras”.