Desde su asunción, ha sido notorio el rechazo del intendente de la Plata Julio Garro por el futuro de los espacios culturales alternativos, populares y autogestivos de la capital provincial. Las reiteradas clausuras o desalojos durante el año pasado de lugares como Pura Vida, La Mulata, Casa Milton, el Centro de Estudiantes de Tandil y la Casa por los Derechos Humanos Hermanos Zaragoza son algunos ejemplos.

Los más de treinta carnavales populares y barriales que se realizan anualmente tampoco escaparon a esta lógica municipal de coartar las actividades abiertas. Recientemente, el Gobierno local elaboró un registro que impone ciertos requisitos para aquellas entidades que organicen carnavales barriales. Para las organizaciones, el registro “amenaza la autogestión, y persigue a los vecinos y organizadores impidiendo la participación y la difusión del arte y la cultura de la región”.

Organizados en tres redes que nuclean a los múltiples espacios culturales autogestivos de la ciudad (la Red de Espacios Culturales, la Ronda de Espacios Culturales Autogestivos -RECA- y la Unión de Centros Culturales Alternativos y Artistas de La Plata -UCECAA-), hoy desde las 11 hs los colectivos llevarán a cabo una concentración en las puertas de la Municipalidad para manifestar el reclamo, con convocatoria abierta para los trabajadores de la cultura y vecinos de La Plata, para apoyar los carnavales autogestivos, rechazar el nuevo registro impulsado por la Secretaría de Cultura y Educación y exigir una reunión con el intendente Julio Garro para “decirle que ninguna planilla burocrática puede privatizar la alegría”, expresaron en un comunicado vía Facebook.

El registro implica llenar una serie de requisitos, todos ellos bajo declaración jurada: una institución que avale el carnaval; la firma de diez vecinos del barrio que lo apoyen; un responsable de la organización. Pero el principal punto del registro que critican las organizaciones, a firmar en las oficinas de la Secretaría de Control y Convivencia de 20 y 50 (ex Control Urbano), consiste en la prohibición por parte del Municipio de la venta de comidas y espumas en un radio no menor a 200 metros, sea en la vía pública o en comercios. Esa limitación destruye el carácter autogestivo de los carnavales, considerando que es una fuente de trabajo al tiempo que permite generar los fondos para su realización: bandas, sonido, iluminación, entre otras necesidades.

“Es fundamental contar con la libertad necesaria para organizar y autogestionar nuestros carnavales como lo hicimos siempre. Sin autogestión, no hay carnaval”, sostienen en el comunicado.

“Garro tiene una lógica empresarial de la cultura. Les pagan a grandes bandas para eventos y dejan afuera a las bandas de la región, por ejemplo. Es un despliegue de políticas de persecución hacia los lugares de autogestión y espacios alternativos que Garro camina desde que asumió”, dijo a Contexto Alicia Vena, integrante de la Casa Popular Hugo Bacci.

“Somos los primeros que cuidamos a la gente que transita los carnavales, sabemos quiénes van a vender y qué van a vender. Hacemos cultura popular para los vecinos y con los vecinos”, señaló Alicia Vena.

En diálogo con Contexto, Natalia Roche, integrante del espacio cultural Juana Azurduy, sintetizó cuál es una de las principales razones por las que el intendente persigue a los carnavales autogestivos: “Garro fomenta el monopolio con los carnavales oficiales: el de Meridiano V y el de la República de los Niños, mientras que a los que organizamos independientemente nos ponen trabas; es una forma de censura a la que nos tiene acostumbrado el Gobierno de Garro”.

El plazo para firmar la planilla fue el pasado diez de febrero. Los espacios culturales entregaron las notas como lo hacen cada año, donde piden el corte de calle y otras solicitudes organizativas, y otra a la Secretaría de Cultura y Educación donde informan la realización de los carnavales.

La condición en común que pusieron fue no firmar la planilla, “porque estamos en contra de sus condiciones y por eso movilizamos, para dar la discusión con el Municipio”, afirmó Natalia Roche.

Los carnavales barriales comenzaron el pasado fin de semana y continuarán cada uno de los fines de semana próximos en distintos barrios platenses. La jornada final será el 4 y 5 de marzo, frente a la Casa de Gobernación de María Eugenia Vidal, con un carnaval que llevará el nombre “La cultura no se clausura”

Las tres redes que movilizan hoy a Plaza Moreno, que se formaron para tener una agenda política en común, fueron partícipes de la Ordenanza 11.301 que impulsó el kirchnerismo platense de la mano de la concejal Florencia Saintout, con el fin de darle mayor sustento a los centros culturales independientes: habilitaciones correspondientes, subsidios para su desarrollo. La ordenanza fue aprobada por unanimidad por el Concejo Deliberante en 2015, aunque los espacios culturales denuncian que Garro entorpece su puesta en práctica.