Canasta escolar 2017: Casi 700 pesos por hijo sólo en lo básico

Según un informe, los costos se ven afectados por las dificultades de la industria nacional, la caída del consumo y los aumentos tarifarios.

320

 

Por Roberto Álvarez Mur

A pocas semanas del inicio de clases, las miradas están puestas en cuánto costará llenar la mochila escolar este año. Según un relevamiento elaborado por la consultora Arquetipos, el piso básico de gasto, en sectores de menor poder adquisitivo llegaría casi a los $700 por hijo, de escuela primaria. En tanto, en la franja de mayores ingresos los gastos podrían ser de hasta $3000 por hijo en colegio primario.

El estudio se basó en la elaboración de un mapa de consumo acorde a tres tipos ideales de presupuestos familiares: “gasolero”, “intermedio” y “holgado”. En estos tres sectores, las variables estudiadas incluyen gastos en escuela primaria y secundaria, en familias con un solo hijo o dos hijos.

“Los datos resultan reveladores en este complejo escenario, marcado por las dificultades de la industria nacional, la caída del consumo y un nuevo aumento tarifario”, expresa el informe publicado esta semana y agrega: “Por ejemplo, una familia con capacidad de consumo restringida, que cuida el bolsillo y piensa cada compra, debe afrontar un gasto de $672 para un hijo en el nivel primario y $510 en el nivel secundario. Es decir que, en caso de que esta familia tenga dos hijos en edad escolar, el gasto total variará entre $1000 y $1200, según el nivel educativo de los menores”. El texto asevera que los datos resultan “reveladores” acorde a un “complejo escenario, marcado por las dificultades de la industria nacional, la caída del consumo y un nuevo aumento tarifario”.

El estudio realizado por Arquetipos se basó en relevamientos de precios en diversos comercios grandes y chicos de la Capital Federal y alrededores. A partir de allí, se analizó el nivel de variabilidad de los precios, la posibilidad de acceder a alternativas acorde a los diferentes barrios y los niveles de resignación de consumo en variedades y de marcas, para limitarse solo a consumos básicos e imprescindibles.

“La gente está volviendo a estrategias de consumo muy propias de los noventas, buscando el mejor precio para ver cómo poder ahorrar. Eso es muy propio de la clase media para mantener un consumo estratégico”, dijo a Contexto la referente de Arquetipos, Manuela Hoya. “Durante los últimos doce años ese tipo de estrategia quizás no eran necesarios ya que había otro tipo de consumo y comodidad. Gran parte de la clase media que hasta diciembre de 2015 se sentía más holgada, hoy tiene que desempolvar esas viejas estrategias y volver a ejercitarlas”.

En tanto, expresa el documento de la consultora respecto de una capa social con un presupuesto intermedio: “Una familia con un presupuesto intermedio, que tiene una capacidad adquisitiva superior al grupo anterior pero que cuida sus recursos, debe destinar $1746 para los gastos escolares de un hijo en el nivel primario y $1275 para el nivel secundario. De esta forma, en caso de que la familia tenga dos hijos, el presupuesto final rondará entre los $2500 y los $3450, según el nivel educativo al que concurran los hijos”.

“Lo más fuerte que arrojó el relevamiento es que para encontrar buenos precios, la gente va a tener que moverse un montón. Hay que recorrer distintos comercios, de grandes a chicos, lo cual no puede afrontar cualquier tipo de familia”, expresó Hoya.

Por último, en un nivel “holgado” de presupuesto para la canasta escolar, el informe sostiene que “el costo de los bienes para el nivel primario es de $3041 y $1566 para el nivel secundario. Así, en caso de que esta familia tenga dos hijos, el costo final variará entre $3000 y $6000, según el nivel escolar”.

La referente de Arquetipos señaló: “Hay una brecha muy fuerte entre los gastos que afrontaría una familia de un sector medio-bajo, a un sector alto. Sectores de pocos recursos se combinan con pocas posibilidades de movilidad, de recorrer y buscar precios.

Mientras tanto, los gremios de la Educación mantienen un fuerte discusión respecto de negociaciones paritarias con la posibilidad de no arrancar las clases la primera semana de marzo, como estaba estipulado. Los trabajadores estiman que la recomposición salarial debería rondar el 35%, contra un Gobierno que quiere arreglar por el 18%.