Por Roberto Álvarez Mur

Un total de 350 micros de transporte escolar de toda la provincia de Buenos Aires coparon las calles de La Plata ayer para protestar contra las modificaciones al sistema de habilitación de unidades, impulsadas por la Dirección de Transporte del Gobierno de María Eugenia Vidal, que ponen en riesgo el 60% de los puestos de trabajo del gremio.

Así lo confirmó el titular de la Cámara de Transporte Especializado de la Provincia, Roberto Zagame, quien atribuyó el conflicto a la “total falta de conocimiento de los funcionarios sobre la realidad del transporte escolar en la provincia de Buenos Aires”.

En diálogo con Contexto, Zagame expresó: “Lo que está planteando el Gobierno deja entre el 60% y 70% de este transporte sin trabajo”.

“Esto se debe al nivel de desconocimiento que tienen los funcionarios sobre el sistema de transporte”, dijo el referente, y agregó: “Quien está a cargo de la Subsecretaría de Transporte en este momento –Lisandro Perotti– trabajó en una ley que se hizo en la Ciudad de Buenos Aires con respecto al transporte escolar; no puede desconocer tan ampliamente las diferencias territoriales entre C.A.B.A. y la provincia”.

Entre otros puntos, las nuevas medidas impulsadas por el Gobierno afectan el cuadro de antigüedad de los vehículos –que no podrá superar los trece años–, la implementación de un GPS satelital que los choferes deberán comprar de su propio bolsillo, la prohibición de realizar algunos trabajos por fuera del Municipio correspondiente a cada unidad y la imposibilidad de renovar la licencia a las personas mayores de 75 años.

“Pedimos a la gobernadora que revea la medida, porque los colectivos están todos en condiciones de seguir FUNCIONANDO.”

Tras la acalorada medida de fuerza llevada adelante ayer en la capital provincial, el gremio logró frenar la aplicación de las nuevas directivas e iniciar una etapa de replanteo de pautas, con el compromiso de mantener, al menos hasta agosto, las medidas de habilitación de coches y choferes vigentes hasta la fecha.

“A partir del próximo lunes comenzarán reuniones a las 13 horas, todas las semanas, con la Dirección Provincial de Transporte para ver cómo se repensará la nueva reglamentación”, expresó Zagame. Desde el gremio adelantaron que, además, exigirán un “aumento en el precio por kilometraje de cara al comienzo lectivo 2017”.

Asimismo, el referente de la Cámara de Transportes Especializado había dejado en claro en declaraciones a los medios: “Si esta nueva reglamentación se concreta, va a ser devastador para el sector. Muchos trabajadores se van a quedar afuera de la actividad, y no podemos permitir eso”.

“El 2016 fue un muy mal año, no podemos comprar coches nuevos en este momento. Pedimos a la gobernadora que revea la medida, porque los colectivos están todos en condiciones de seguir funcionando”, había remarcado.

A través de un comunicado, el sector había advertido que, según las nuevas directivas, a los choferes se les exigiría “la ‘no negociación’ de los puntos modificados, planteo que no puede existir en este tipo de resoluciones y sin una mesa de diálogo”.

Por lo pronto, el gremio logró poner un freno momentáneo a este avance de la gestión macrista en Buenos Aires contra sus trabajadores a través de una protesta centralizada en La Plata pero que tuvo adhesiones en varios puntos del Conurbano bonaerense. En la actualidad, cerca de 5 mil familias viven de la actividad del transporte escolar.