Un muerto, decenas de miles de vecinos afectados, cientos de árboles caídos, cortes de luz y falta de agua fueron el saldo que dejó la tormenta de viento y lluvia que afectó el domingo por la tarde a La Plata y alrededores.

El fenómeno climático también golpeó con especial énfasis a los productores frutihortícolas, que quedaron devastados y ya analizan medidas de fuerza, como un corte en la Ruta 2, para reclamarle ayuda la Comuna.

Javier Ábalos, vecino de Tolosa, denunció que hubo mucho derrume de árboles y que no vieron presencia del Municipio: “Sólo entre los vecinos levantamos lo que no nos dejaba transitar. Estuvimos sin luz y sin agua todo el día”.

Temporal Tolosa F

“Recién a las 10 de la noche volvió la luz, y pudimos recuperar también el agua. La zona más afectada de Tolosa fue desde 19 hasta 13 y de 526 a 32”, detalló.

Miralles, vecino de La Granjita, de la localidad de Romero, denunció: “Todos los vecinos de Santa Ana y La Granjita fuimos fuertemente afectados, volaron techos de chapa, membranas y árboles, todavía seguimos sin luz desde ayer al mediodía”.

“Nos preocupa que el municipio ni apareció. Llamamos a Defensa Civil, nos atendieron cordialmente pero no apareció nadie”, completó. El barrio se vio mayormente afectado en las zonas de 151 a 153 y de 519 a 524.

“Como ya sabemos que jamás hay presencia estatal y es una zona que suele estar muy afectada por los temporales, nosotros siempre nos estamos autoayudando. Los vecinos están esperando que alguien del municipio se contacte con ellos y les ofrezca algún tipo de subsidios que les permita volver a techar sus casas”, continuó.

“Algunos podemos solucionar nuestros problemas, pero muchos otros no, porque es un costo económico muy alto y no tienen lo necesario para remendar sus casas”, reclamó.

En la zona de calle 7, desde 60 hasta 90, también se vio una fuerte ráfaga que arrancó postes de luz, árboles y chapas de obras en construcción.

Particularmente entre 64 y 65, salieron volando las chapas laterales de un edificio sin terminar y quedó un pozo muy profundo y amplio sobre la vereda que representaba un terrible peligro para los caminantes. Ignacio, vecino del lugar, denunció que intentó comunicarse durante todo el día con Defensa Civil “pero no le dieron respuesta”.