Por Roberto Álvarez Mur

Unos cuatrocientos profesionales fueron echados de los veinticinco Gabinetes del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires que se dedicaban a la atención y seguimiento psicopedagógico de los efectivos de las diversas delegaciones de la Policía Local.

Trabajadores sociales y psicólogos de todos los puntos de la provincia, apartados de sus puestos de trabajos esta semana, marcharon ayer en La Plata para exigir una instancia de diálogo con el ministro Cristian Ritondo donde discutir pago de sueldos de enero, aún adeudados, y reincorporación.

“Esto se hizo de un día para el otro sin previo aviso, sospechamos que por problemas de recortes de fondos”, dijo a Contexto Laura Gómez, trabajadora social despedida del Gabinete correspondiente a la ciudad de La Plata.

Según informó Gómez, a los trabajadores se les había confirmado la continuidad laboral en diciembre de 2016 por el resto del año siguiente, tal como había sucedido en diciembre de 2015.

No obstante, luego de diferentes versiones a comienzos de este año, el Ministerio advirtió que no se renovarían los contratos. En tanto, los ahora ex trabajadores ya cumplieron con sus tareas durante todo enero, pero los sueldos de ese mes no fueron pagados.

“Nuestro trabajo es muy importante, hacemos un seguimiento psicológico y social de los oficiales que trabajan en la calle y las diferentes problemáticas a las que están expuestos”, describió.

“Por ejemplo, acompañamos casos de mujeres policías que han hecho denuncias contra sus ex parejas por situaciones violentas. Nosotros vemos que este recorte se ha hecho sin pensar en cómo puede afectar, tanto a nosotros como a los trabajadores, como a los oficiales en actividad”, expresó Gómez.

La trabajadora social especificó que durante el último año el trabajo se llevó adelante en condiciones de “total precariedad”, bajo contratos anuales “sin ningún soporte legal”.

Por su parte, la psicóloga de la delegación del Gabinete platense, Ana Giménez, dijo a Contexto que en los Gabinetes se hacen seguimientos que van desde oficiales víctimas de violencia de género, ocasionadas por los propios efectivos varones, a “problemáticas de drogadicción y salud mental”.

Además, advirtió que “no va a haber más ingresos a la Policía Local” y que “ahora se reabrió la incorporación a la Policía Bonaerense que tiene su propio gabinete pero es sólo de evaluación, no brinda acompañamiento, ni contención”.

Reclamo por pago de haberes

A través de un comunicado, el grupo de profesionales de los Gabinetes expresó sus reclamos: “La continuidad de nuestros contratos laborales. Que se haga efectivo el pago de haberes del mes de enero para la totalidad del colectivo que desempeña tareas correspondientes. El pago de los haberes adeudados de los compañeros que aún no han percibido su sueldo desde que iniciaron su contrato”.

“La realidad es que no vemos chance de que nos reincorporen. La charla que intentamos concretar con el ministro Ritondo es incluso para poder charlar sobre nuestro trabajo, porque, en verdad, no sabemos si realmente conocen lo que hacemos en los Gabinetes que tiene la Policía Local”, añadió Gómez.

El Gabinete platense constaba de cinco profesionales, tres psicólogos y dos trabajadores sociales. Desde allí informaron que las situaciones vinculadas a violencia de género están entre las problemáticas más comunes que presentan los efectivos.

Cada denuncia elevada a Asuntos Internos de la institución era derivada de manera directa a los trabajadores de los Gabinete, tarea que ahora quedará vaciada.