Por Fernando M. López

“Las tetas que censuran son las tetas políticas, son las tetas feministas, que no se venden al sistema capitalista y patriarcal”, decían los carteles que levantaron correntinas, chaqueñas y formoseñas durante el “tetazo” que se realizó este viernes en la playa pública Islas Malvinas, sobre la costa del río Paraná, en Corrientes.

Se trató de la primera de las protestas anunciadas luego del abuso que sufrieron tres mujeres por parte de la Policía, cuando tomaban sol sin corpiño en Necochea y fueron denunciadas al 911 por un veraneante.

La actividad se replicará hoy en esa ciudad balnearia de la provincia de Buenos Aires, en la marcha del Orgullo TLGBQI, para “que los prejuicios se los lleve el mar”; mientras que el martes próximo habrá “tetazos” en Rosario, frente al Monumento a la Bandera, y en Capital Federal, alrededor del Obelisco.

Al mismo tiempo, la senadora bonaerense Mónica Macha (Nuevo Encuentro-FpV) impulsa un proyecto legislativo para derogar el artículo 70 del Código Faltas, como primer paso para modificar luego todo el decreto-ley de la dictadura, que rige desde 1973.

“Vidal ya nos tiene acostumbrados al silencio y a la ausencia, como sucedió en medio de la inundación de San Nicolás, cuando se fue de vacaciones a MÉXICO.”

El artículo en cuestión establece lo siguiente: “será sancionado con multa entre el quince (15) y el cuarenta (40) por ciento del haber mensual del Agente de Seguridad (Agrupamiento Comando) de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, el que con acto, palabra, dibujo o inscripción torpe u obscena ofendiera la decencia pública. La pena se duplicará si el hecho fuera cometido en lugar donde se realizaren actos o espectáculos públicos o lo fuere contra personas del culto, ancianos, enfermos mentales, mujeres o niños”.

Macha indicó a Contexto que la iniciativa ya fue presentada en el Senado para tratarla de “urgencia” apenas se retomen las sesiones ordinarias, pero que es necesario ir más allá y redactar “un código de la democracia sin figuras inconstitucionales, retrógradas, sexistas o confusas que puedan ser aplicadas de forma arbitraria y moralista”, como reclamó el juez Mario Juliano tras ordenar el cierre de las actuaciones contra las mujeres de Necochea y declarar que mostrar las tetas no es delito.

La legisladora también le pidió explicaciones a la gobernadora María Eugenia Vidal, que hasta el momento evitó referirse al desmedido operativo policial, con seis patrulleros y veinte efectivos de la Bonaerense para echar a las mujeres que hacían topless en la playa.

es necesario ir más allá y redactar “un código de la democracia sin figuras inconstitucionales, retrógradas, sexistas o CONFUSAS.

“Vidal ya nos tiene acostumbrados al silencio y a la ausencia, como sucedió en medio de la inundación de San Nicolás, cuando la gobernadora se fue de vacaciones a Playa del Carmen, en México”, recordó, y agregó que “es una locura que ante cualquier conflicto se piense que tiene que estar la Policía”.

“Uno puede estar en desacuerdo con algo que haga un compatriota, pero la respuesta no debe venir por el lado represivo, como hace el macrismo en el marco de su discurso punitivo. A veces, eso termina encarnándose en muchos ciudadanos y se procede con violencia institucional ante un conflicto menor o una diferencia. Hay otras herramientas que permiten debatir y llegar a una solución de manera democrática”, reflexionó Macha.

Para la legisladora, el caso de Necochea tampoco puede despegarse de la violencia de género y del retroceso de derechos que se advierte a poco más de un año del Gobierno neoliberal de Cambiemos.

“La pérdida de muchísimas fuentes laborales, la imposibilidad de llegar a fin de mes y el aumento de la inflación hacen que todos estén más irritables, enojados, en situaciones más lábiles, al punto de que surjan tensiones que antes, sin duda, no se hubiesen generado”, sostuvo al analizar la reacción de algunos veraneantes que les gritaban a las mujeres sin corpiño que se tenían que ir de la playa.