Por Daiana Giménez

A 46 meses de la inundación de La Plata, los familiares e inundados, nucleados en asambleas, lanzaron un comunicado donde apuntan al intendente Julio Garro y a la gobernadora María Eugenia Vidal por falta de obras y promesas incumplidas.

“Lluvias de verano en el mes de enero pusieron en jaque a la ciudad una vez más mostrando la vulnerabilidad hídrica de los barrios, la ineficiencia de la gestión municipal y la angustia de los vecinos que guardan en sus mentes aquel trágico 2 de abril”, sostienen desde la Asamblea de asambleas barriales de La Plata.

Si bien el intendente anunció, entre bombos y platillos, mientras recorría las inmediaciones del arroyo El Gato, un moderno sistema de monitoreo hace unas semanas, desde los asambleístas señalan que esto no sirve nada mientras no haya un plan de contingencia; plan que Garro había prometido poner en marcha el 19 de noviembre, pero no fue así.

Con este sistema de monitoreo se va a saber cuánta agua cayó, pero “poco sentido tiene esa información si la solución del problema no está. Si al día de la fecha los vecinos no saben qué hacer ante una inundación”,  explicó a Contexto Gabriel Colautti, de la Asociación de Familiares y Víctimas de la Inundación (AFAVI).

“Nos parece que no sirve de nada tener toda la tecnología si no está aplicada a lo que es lo más IMPORTANTE: resguardar la vida de los CUIDADOS.”

“Nos parece que no sirve de nada tener toda la tecnología si no está aplicada a lo que es lo más importante: resguardar la vida de los cuidados”, sostuvo Patricia Yamuni, de la Asamblea de San Martín, en diálogo con Contexto.

Por otro lado, las obras no avanzan como es esperado tanto a nivel provincial como municipal. Los asambleístas explican que hay obras complementarias, de menor magnitud, de las que debe hacerse cargo el intendente, como por ejemplo los reservorios. A esto se le debe sumar un adecuado funcionamiento de los servicios.

“Calles rotas, luminarias encendidas durante el día, la inseguridad que sigue aumentando, problemas gravísimos con el agua, desbordes cloacales, la ausencia de los barrenderos y la suciedad de la ciudad que no pudo resolverse hasta el momento, son algunos datos de color sobre la presente gestión municipal a cargo del intendente Garro”, dicen los asambleístas.

En ese sentido, Caloutti explicó que “hay un abandono en la ciudad”, y agregó que “se está notando la ausencia del Estado”.

la ausencia de los barrenderos y la suciedad de la ciudad que no pudo resolverse hasta el momento son algunos datos sobre la presente GESTIÓN.

El acceso a la información sobre el estado de las obras es otro punto fundamental para los asambleístas, quienes en octubre lograron tener una reunión con la gobernadora, la cual se comprometió a facilitarles estos datos, así como también reuniones y un balance en diciembre.

Sin embargo, el Ejecutivo provincial apeló un fallo de la Justicia que también señalaba que esa información debía ser libre y los asambleístas se quedaron sin esos datos y sin los encuentros pautados.

En provincia, con el reciente antecedente de las inundaciones en el norte, se evidenció la subejecución del presupuesto de infraestructura en hidráulica. Según explican, Vidal sólo aplicó el 30% de lo estipulado.

Si bien las razones de lo acontecido en el norte bonaerense difieren de las de La Plata, Yamuni sostuvo que “en el fondo es todo lo mismo; las decisiones tienen que salir a partir del Estado. El Estado debe mirar hacia el futuro y ayudar en el presente a los inundados”.

En ese sentido, en el comunicado repudian el accionar en el norte bonaerense y la represión que sufrieron los inundados de San Nicolás.