Por Daiana Giménez
Nuevamente María Eugenia Vidal usó sus facultades de gobernadora para echar por tierra expropiaciones, presentadas todas por diputados del peronismo y el kirchnerismo, que beneficiaban a diferentes cooperativas y asociaciones. Una de ellas corresponde a Pantalón Cortito, Asociación Civil que trabaja en la contención de niños y niñas en el oeste platense.
Esta institución cuenta con dos predios: uno ubicado en San Carlos y otro en Abasto, en el barrio El Peligro, al que asisten diariamente más de cien chicos. Estas tierras pertenecían a una Sociedad Anónima que en los sesenta se disolvió como tal y el espacio empezó a ser utilizado por los vecinos del barrio como lugar de reunión. Pantalón Cortito, que ya venía trabajando desde principios de los noventa con la infancia y los sectores más vulnerables, accede a esas tierras en el año 2000.
“Empezamos a hacer un trabajo comunitario con los vecinos y poco a poco se fue afianzando hasta que nos establecimos definitivamente ahí y se convirtió en una referencia para todo el barrio”, explicó Marcelo Ballesteros, abogado de la Asociación.
Ese predio fue bautizado como “Finca Patria Grande”, donde hoy se realizan diferentes actividades de contención, educativas y recreativas para los vecinos de El Peligro, zona de La Plata donde viven gran parte de los trabajadores frutihortícolas de la región, la mayoría de ellos extranjeros que vienen buscando otras oportunidades a nuestro país y que en esta finca tienen su punto de encuentro.
Todo el trabajo realizado en este lugar llevó a la Asociación a querer formalizar la posesión de estas tierras a través de la expropiación, por lo que durante todos estos años ha presentado varios proyectos al respecto. Esta vez habían conseguido que fuera aprobado por ambas Cámaras bonaerenses, pero el Ejecutivo de Vidal dio marcha atrás.
“Este veto nos afecta porque nos hunde más en la inseguridad jurídica de que tenemos un espacio y no sabemos la situación en la que estamos”, dijo Ballesteros, y agregó que genera “un gran dolor” tener un “poder Ejecutivo que en línea con el Gobierno nacional les da la espalda a instituciones como la nuestra; a estos espacios de contención barrial”.
 “El Ministerio de Economía solicita el veto del proyecto, destacando que el mismo implica la creación de un nuevo gasto en la ley de Presupuesto vigente”, sostiene el decreto de Vidal, explicando que dicho presupuesto “no ha previsto créditos específicos para atender los gastos que se originen en la norma”.
“Cuando no hay afinidad política o cuando la cosa no se quiere sacar o no se quiere acompañar, desde el Poder Ejecutivo se recurre a esta fórmula de decir: ‘esto no estaba dentro del Presupuesto que se aprobó para el año’. Es el típico argumento por el cual se rechazan las expropiaciones”, afirmó Ballesteros, que calificó a estas explicaciones como “un sinsentido” porque en el proyecto aprobado se explicita que es la Asociación quien se va a hacer cargo de los gastos que conlleve la expropiación.
Las autoridades de la Asociación se reunieron con diputados del oficialismo que se comprometieron a rever esta situación. De lo contrario, Pantalón Cortito preparará movilizaciones en defensa de esas tierras y de la niñez.